El Presidente Sebastián Piñera defendió su tono «duro» al hablar de la delincuencia en las jornadas de manifestaciones sociales a lo largo del país, afirmando que es porque le indigna «ver el daño y el dolor que provoca».

Luego de asegurar que «estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite», declaraciones que fueron ampliamente criticadas por la oposición, el Mandatario reconoció hoy que «sé que a veces he hablado duro contra esta violencia y delincuencia».

«Compréndanme, compatriotas: lo hago porque me indigna ver el daño y el dolor que esta violencia y delincuencia provoca», aseveró.

Y agregó: «Comprendo, comparto y he escuchado con atención y con empatía sus carencias, sus dolores, sus problemas, sus sueños y sus esperanzas de una vida mejor para ustedes y para sus familias, pero una cosa muy distinta es la brutal violencia y destrucción que han desatado pequeños grupos de delincuentes con organización y con medios, y que lo planifican con particular alevosía y maldad», consigna Bio Bío.

 

Plan de reconstrucción

También confirmó que se trabaja en un plan de reconstrucción «porque el daño que ha causado estos días de violencia y delincuencia es muy grande, y se mide en cientos de millones de dólares».

«Vamos a tener que reconstruir nuestro sistema de transporte público, el Metro y también en las regiones todo el daño que estos días de violencia y de delincuencia ha han provocado», expresó.

Resaltó que buscan reparar «el daño moral que estos hechos de violencia y de vandalismo han provocado en el cuerpo y alma de nuestro país».

Al cerrar su discurso -donde no aceptó preguntas-, el Presidente Piñera envió un mensaje a los chilenos: «Espero que todos ustedes puedan volver esta noche tranquilos a sus casas. Cuídense, cuiden a sus familias. Que Dios bendiga a todos».

Deja un comentario

Deja un comentario