Este lunes, el Presidente Piñera realizó el esperado cambio de gabinete, donde removió a su «círculo de hierro». En su discurso, donde anunció a los nuevos ministros, el Mandatario destacó el recambio generacional en el gobierno.

De todos los nuevos secretarios de Estado, ninguno llega a los 50 años, mientras que varios de los que salen ya pasaron los 60 como Andrés Chadwick (63), Juan Andrés Fontaine (65) y Felipe Larraín (61).

Pauline Kantor, que deja Deportes, tiene 55 años, mientras que Nicolás Monckeberg era el más joven que abandona el gabinete: tiene 46. En la presentación, Piñera recalcó la edad de cada nuevo integrante del gabinete.

Gonzalo Blumel, de 41 años, toma un rol mucho más importante en el Gobierno como ministro del Interior. Karla Rubilar, la nueva vocera, tiene 42. Ignacio Briones, de 46 años, asumen a Hacienda, Lucas Palacios, de 45, llega a Economía y María José Zaldívar, de 44, es la nueva ministra del Trabajo.

El caso más extremo es el de Julio Isamit, ex dirigente estudiantil, quien es el nuevo jefe de Bienes Nacionales. Tiene apenas 30 años.

El nombramiento del nuevo equipo ministerial estaba siendo esperado desde la semana pasada, a raíz del estallido social y las presiones de la oposición y al interior del propio oficialismo. Y fue un cambio amplio, tal como se esperaba: un total de ocho ministerios cambiaron de mando.

“Este equipo tendrà la misiòn de escuchar y abrir diálogo hacia un Chile más justo”, señaló antes de empezar el Mandatario en sus redes sociales.

 

Piñera lamentó muertes

Tras la ceremonia, el Mandatario dijo lamentar la pérdidas de vidas humanas durante el estallido social, bajo el Estado de Emergencia, lo que catologó como “lo más doloroso”.

“Expreso mi total condolencia y solidaridad con los familiares de aquellos que perdieron sus vidas. Nuestros pensamientos y nuestras oraciones están con ustedes”, dijo el jefe de Estado.

“Esta violencia no debe ser jamás aceptada en una sociedad civilizada y debe ser frontalmente condenada por todos los demócratas y debidamente sancionada por la justicia con todos los instrumentos del Estado de Derecho y con total respeto a los Derechos Humanos”, añadió.

“La democracia no solo tiene el derecho, tiene también el deber de defenderse de sus adversarios utilizando todos los instrumentos que el orden democrático le otorgan, respetando por cierto en todo momento los Derechos Humanos”, agregó.

Para lograr aquello, el jefe de Estado afirmó que se debe modernizar y fortalecer las instituciones democráticas, junto con el sistema de inteligencia y de seguridad.

En esa línea, indicó que tanto el Gobierno como las Fuerzas Armadas y de Orden tienen un “sólido compromiso” con los Derechos Humanos, “y si se han cometido atropellos y vulneraciones, estas están siendo investigadas por la Fiscalía y deberán ser resueltas por la justicia”, sostuvo.

Sumado a lo anterior, reconoció y agradeció la labor de los uniformados por su trabajo en cuanto al restablecimiento “del orden público”, consigna Bio Bío.

Además, Piñera señaló que La Moneda le ha dado todas las facultades al Instituto de Derechos Humans y destacó la invitación de misiones de la ONU y de Human Rights Watch al país “porque no tenemos nada que ocultar”.

“Han sido días muy difíciles. Hemos vivido entre el dolor y la esperanza y hemos conocido lo mejor y también lo peor de nuestra naturaleza humana”, aseguró también Piñera.

Deja un comentario

Deja un comentario