Por Carla Leal
Fotografía: Carlos Padilla

Nos armamos de valor, nos abrigamos y fuimos al Lago Colbún. Allá nos esperaba la gran familia de ChezLhabitant Lodge, quienes nos invitaron a conocer una excitante ruta que cualquier endurero del mundo desearía recorrer.

Dentro de la región del Maule, específicamente en la zona de Colbún encontramos un bosque nativo increíble, frondoso y de un verde único que lo hace atractivo para cualquier visitante. En él existe una amplia diversidad de árboles , una de ellas es la familia de los Nothofagus, donde habita el emblemático “Hualo”, especie originaria del roble que sólo crece en esta zona de Chile. Allí Cristián Riquelme Yerkovic pasó la gran mayoría de sus veranos y tras muchos años de amor por la bicicleta decidió instalar Amukan Experience, un concepto de turismo que se destaca por potenciar los deportes Outdoor -especialmente mountain bike- basados en experiencias memorables. “Sentí la necesidad encontrar una ruta con buenos senderos y bajadas para ofrecer pedaleos entretenidos y al alcance de todos. No es necesario que ser un experto, acá se recomiendan rutas según las capacidades de cada persona”, aseguró Cristián.

Según nos contó el fundador de Amukan, la ruta “El Roble” -en sus inicios- estaba pensada para desarrollar el cross country, pero actualmente presenta zonas muy técnicas y con fuetes pendientes por lo que también se ha vuelto más atractiva para quienes buscan practicar el Enduro. “Posee algunas bajadas más agresivas y otras menos rápidas, por ende se puede ajustar a ambos formatos”, explicó.

“Limando” el sendero

Aprovechar la naturaleza pura y descubrir rutas nuevas es la esencia de éste emprendimiento, y es que efectivamente la sensación que da el lugar es como transportarse en el tiempo y el espacio. La idea de ir a pedalear a los cerros del Maule va en directa relación con sacar lo mejor de tus capacidades y atreverse a surcar los desafíos que se presentan, también como una forma de acercarse a lo más puro de la zona. “Concebimos el ecoturismo como un estilo de vida, por eso nos internamos en el bosque. Lo respetamos y equilibramos eso con una experiencia única y 100% adrenalínica. La mayoría de los circuitos han sido trazados por arrieros o la misma naturaleza ha intervenido”, destacó.

Técnicamente la ruta consta de un precalentamiento de 9 kilómetros bordeando la ribera sur del imponente y maravilloso Lago Colbún, esto con el fin de que los músculos se adecúen para el ascenso que se avecina. Cabe destacar que durante el recorrido la fiel acompañante fue la lluvia, lo que implicó un desafío mayor, pero la mística del lugar y las ganas de superar la prueba eran mayores.

Luego de culminar la subida y atravesar varios obstáculos la ruta nos sorprendió con una bajada cargada de buenas pendientes y todo tipo de curvas, donde la geografía accidentada del lugar nos ofreció tramos muy entretenidos. “Esta ruta es especial para aprender, a medida que vamos avanzando nos detenemos en lugares clave para enseñarles técnicas básicas a los ruteros, ya que es necesario conocerlas para poder pedalear con seguridad por los diferentes tipos de terreno que se van presentando, sobre todo con la condición climática que se nos presentó de este fin de semana (el último de agosto)”, explicó Cristián.

Cabe destacar que antes de subir a la bicicleta Cristián aplica una inducción a los motivados pedaleros, entregando las principales indicaciones y consejos que luego servirán en el recorrido, así como también una clase tipo taller donde explica el funcionamiento de la bicicleta y los cuidados que se deben tener antes de comenzar cualquier recorrido.

Y luego de este día extremo, enfrentando la lluvia, el frío y el cansancio que la intensa ruta nos dejó culminamos la enriquecedora experiencia en el Lodge “Chez Lhabitant” donde -como su nombre lo dice “donde habita el dueño”- nos recibieron los padres de Cristián; Alejandro y Verónica, quienes en compañía de Nelson, el chef de la comarca, deleitaron nuestro paladar con las mejores y más finas recetas , tal como lo merece un pedalero al terminar el que ahora denominamos “Desafío El Roble”.

No cabe duda que conocer lo mejor de lo nuestro es enriquecedor para el espíritu, pero es mejor cuando encuentras en esos lugares a personas como Cristián, Victoria y Alejandro, quienes han transformado sus vidas para potenciar la vida outdoor y la sustentabilidad siendo amigables con el medio ambiente. La invitación está hecha, si pedaleas y te gusta la aventura no puedes dejar de visitar a los increíbles cerros que rodean el Lago Colbún.

Para más información acerca de las rutas ingresa a:

http://www.lodgecolbun.com

http://www.amukanexperience.com

Deja un comentario

Deja un comentario