Con la firma de convenios con municipios y servicios públicos, se inició oficialmente el noveno año de desarrollo del programa «Jóvenes Profesionales», una valorada experiencia de la Universidad de Talca en el ámbito de la intervención territorial y de apoyo a la inserción de profesionales recién egresados, al mundo laboral.
En total 29 jóvenes, entre quienes hay arquitectos, ingenieros comerciales, abogados, contadores públicos y auditores, agrónomos, ingeniero en construcción, ingenieros en informática empresarial, psicólogo, kinesiólogo, ingeniero civil industrial y diseñador gráfico, se suman a los 163 profesionales anteriores que desde 2006 han participado en el programa, catalogado de “estrella” por el propio rector, Álvaro Rojas.
La iniciativa se desarrolla en el marco de acción de la Dirección de Responsabilidad Social Universitaria (RSU). Tiene por finalidad contribuir a fortalecer el desarrollo económico, social y medioambiental de la zona centro sur, desde el mejoramiento de la gestión pública, aportado por jóvenes profesionales que se formaron en la Universidad de Talca y que comparten su alto compromiso con el ejercicio de su profesión, son socialmente responsables y tienen un sentido de pertenencia con el territorio.
El programa les permite desempeñarse durante un año en un municipio o servicio público, periodo tras el cual muchos continúan trabajando en el mismo lugar. Durante ese lapso, realizan también un diplomado en Gestión Pública Regional. En 2014, las municipalidades que solicitaron un profesional son Licantén, Hualañé, Romeral, Rauco, Teno, Vichuquén, Empedrado, Curepto, Maule, San Clemente, San Rafael, Peñarco, Constitución, Talca, Colbún, San Javier, Villa Aleg5re, Parral, Longaví, Yerbas Buenas, Linares, Paredones, todas de la Región del Maule. Además, Paredones, Coinco y Lolol, en la Región del Libertador, al igual que el Servicio de Salud del Maule, el Instituto Nacional de Deportes, el Hospital Regional de Talca y la Vicerrectoría de Desarrollo Estudiantil.
Entre las funciones que desempeñarán se incluyen formulación, evaluación y postulación de proyectos de inversión, diseño arquitectónico de proyectos de infraestructura comunal y promover y facilitar herramientas a emprendedores y microempresarios.
UN EJEMPLO
Para el rector Rojas, “Jóvenes Profesionales es ejemplo de una universidad que cree en su región y de lo que puede realizar por la comunidad”. Recordó que el programa nació con el apoyo del Gobierno Regional del Maule para la gestión municipal en áreas de control, pero se ha extendido a los distintos campos de formación de la Universidad y hoy es una antena de las demandas de la ciudadanía. Actualmente hay una comunidad de egresados del mismo programa, pero el desafío es más amplio: “Estamos enfrentados a un mundo global, a ciudadanos que hoy tienen más altas exigencias de los servicios, de las municipales en este caso; ciudadanos que quieren vivir la modernidad en sus territorios sin abandonarlos. Y eso nos exige como universidad ir rediseñando permanentemente este programa”, recalcó.
El director corporativo de Responsabilidad Social Universitaria (RSU), Rodrigo Ramírez, llamó a los jóvenes a reinventar la función pública y habló de “ciudadanizar” los servicios públicos. “En sus nuevos trabajos traten de dar un giro a la pirámide burocrática de la administración y transfórmenlas en una red de relaciones cómplices con los ciudadanos, con sus necesidades, presentándoles respuestas, servicios, hechos, para mejorar y sostener su calidad de vida”, recalcó.
PRIORIDAD
Ramírez observó que “lo público regresa cuando parecía que estaba en la fase de liquidación” y demandó a los profesionales tener las necesidades de los ciudadanos en primera prioridad. “Amen lo público y siéntanse orgullosos de trabajar en la administración pública, que terminará seduciéndolos”, expresó.
Por parte de las municipalidades, el alcalde de Colbún, Pedro Pablo Osses, manifestó que “Jóvenes Profesionales” ha sido solución para los municipios pequeños que no cuentan con recursos para contar con capital humano calificado. “Gracias a este programa durante ocho años hemos podido tener profesionales de primer nivel que han aportado a nuestra comuna”, dijo.
Por su parte, la abogada Susana Zamorano, profesional de la generación 2013, y ahora asesora jurídica de la Municipalidad de San Rafael, enfatizó que es el “más representativo ejemplo de un convenio de cooperación que ha resultado exitoso”, y destacó que los tres profesionales que forman parte de la unidad de Planificación de ese municipio, son egresados del programa. “Probablemente estemos formando parte de uno de los grandes programas de vinculación existentes en el país, y ciertamente el más importante en el ámbito de la responsabilidad social universitaria”, afirmó.

Deja un comentario

Deja un comentario