El Ministerio de Salud entregó cifras que dan cuenta de una baja del 61,5 por ciento de los donadores durante los meses de marzo y agosto en comparación con la misma fecha del 2019.

El jefe del Programa de Trasplante de Órganos Abdominales de la Clínica Santa María, Javier Chapochnick, explicó que «hubo una baja muy importante de trasplantes durante la pandemia».

«El sistema sanitario estaba ocupado a máxima capacidad tratando a pacientes con Covid-19, pero al mismo tiempo había que tomar resguardos respecto a estar seguros de que tanto los donantes como los receptores no estaban contagiados con coronavirus», argumentó.

«Los pacientes que se trasplantan -agregó- reciben un tratamiento inmunosupresor, razón por la cual tienen un alto riesgo de complicaciones en caso de adquirir el Covid-19. Por ende, durante los primeros meses de pandemia, la actividad de los trasplantes de manera lógica estuvo muy disminuida y, progresivamente a medida que fueron pasando los meses», consigna Cooperativa.

Sin embargo, a medida que ha mejorado la situación, «el sistema sanitario se ha ido desocupando y se han ido retomando las actividades, tanto de la donación de órganos como de trasplantes, pero seguimos a una tasa mucho menor que los años anteriores», advirtió.

Los trasplantes, otra víctima de la pandemia

En la misma lógica, los trasplantes también han disminuido. Durante estos meses se han realizado 79 trasplantes, en comparación con los 272 realizados el año pasado en el mismo periodo.

Los centros de trasplante de todo el país también han adoptado medidas para enfrentar la pandemia y realizar estas intervenciones de alta complejidad de manera segura, según la exigencia de la autoridad sanitaria.

«Como clínica nos hemos visto expuestos a las dificultades de la pandemia. Nuestro equipo de trasplante inició la observación de los programas de trasplante a nivel nacional y mundial, y una vez que vimos la disminución de casos y la posibilidad de acceso a camas hospitalarias, reiniciamos nuestros programas con modificaciones centradas en disminuir riesgos de contagio», detalló el jefe del Centro de Trasplante de Clínica Dávila, Andrés Boltansky.

«Debemos utilizar elementos de protección, optar por la telemedicina y aplicar otras medidas de seguridad», sostuvo.

Debate sobre la legislación

El desplome en la cifra vuelve a poner en el debate la legislación actual sobre la legislación actual y algunas voces apuntan a que ésta avance hacia el respeto irrestricto de la voluntad del donante.

«La ley es imperfecta y debemos ser mucho más taxativos en que solo la voluntad del titular es lo que debe regir, y no la opinión de terceras personas aunque sean familiares diectos», sostuvo el diputado Juan Luis Castro (PS).

El médico cirujano de profesión expuso que «en Chile se da la paradoja de que más del 50 por ciento de las evenutales donaciones se frenan porque un familiar en la hora decisiva dice que no», por lo que criticó que «aunque tenga un sentimiento que es legítimo, (este) no puede atravesar la voluntad de donación que la persona en su sano juicio y en vida siempre quiso tener».

Por su parte, la diputada Ximena Ossandón (RN) instó a comprender la postura de aquellas familias, porque «cuando hay una donación de órganos también hay una entrega muy fuerte y dolorosa para la familia de la persona que entrega el órgano», consigna Cooperativa.

En ese contexto, «lo más importante es atacar el tema de la educación (…) detrás de cada donación hay muchísima generosidad, y cuando uno (el pariente) está en una situación tan dolorosa no es fácil tomar la decisión, entonces uno no puede entrar a juzgar a esa familia o pareja que no quiso donar los órganos de la persona que murió», planteó.

El Día Nacional del Donante de Órganos se conmemora en homenaje a Pamela Toledo, niña de 12 años que falleció en 1995 a causa de un accidente vascular, y cuya voluntad previa de ser donante fue respetada por sus padres, lo que la transformó en la primera niña donante voluntaria a nivel nacional.

Deja un comentario

Deja un comentario