Teresa (54) fue diagnosticada con cáncer de páncreas hace tres años. Como beneficiaria de Fonasa, y luego de tener un pronóstico que no lucía prometedor, junto a su familia decidieron buscar alternativas y decidieron seguir el tratamiento en una clínica.
En total, ‘fue más de un año en el que se sometió a quimioterapia’, cuenta su hija Claudia. ‘Mi mamá falleció y nosotros quedamos con una deuda muy grande’, agrega la menor de las hijas de Teresa.
Este es un escenario que se repite para cientos de familias que deben enfrentar un diagnóstico de cáncer, pero que podría cambiar durante las próximas semanas, ya que a mediados de enero, Fonasa publicará los aranceles de las nuevas prestaciones que tendrán cobertura en Modalidad de Libre Elección.
Esta modalidad permite a los beneficiarios de los tramos B, C y D de Fonasa —que representan el 75% de la población afiliada— comprar un bono para acceder al sistema privado, pero con un porcentaje garantizado por parte del seguro público. De no existir este arancel, los pacientes deberían costear la totalidad de la prestación.
Se trata de más de 60 tipos de atenciones que tendrán un código que fija el costo y el porcentaje de financiamiento que entrega Fonasa al afiliado.
La mayor parte de las prestaciones que serán aranceladas este año están relacionadas al tratamiento de cánceres. De hecho, por primera vez se incorporará el tratamiento de quimioterapia para todos los tipos de cáncer, lo que considera el tratamiento farmacológico y la administración del mismo fármaco. Esta cobertura se dará en hospitales y clínicas.
Jorge Jiménez de la Jara, presidente de la Fundación Foro Nacional de Cáncer, asegura que ‘esto es una buena noticia, porque hay que ir avanzando progresivamente para ir cubriendo de la mejor manera esta enfermedad, que es la primera causa de mortalidad en Chile’. Añade que ‘esto es reconocer el gasto que están haciendo miles de pacientes con cáncer’, consigna Emol.
Actualmente existen 14 cánceres que cuentan con cobertura de su tratamiento en el Plan Auge, lo que beneficia a más de 39 mil personas. Con esta nueva medida, se suman —no al Plan Auge— los 19 cánceres restantes que hoy no tienen cobertura, como el de páncreas, hígado, vejiga y cerebro, lo que favorecerá a más de 7.200 pacientes (ver recuadro).

Los alcances
Estos nuevos aranceles de la Modalidad Libre Elección no solo benefician a los afiliados del sector público, ya que la ley obliga que una vez publicados los nuevos códigos, las isapres deben ofrecer una cobertura mínima que iguale a la que da Fonasa a sus beneficiarios.
Manuel Inostroza, exsuperintendente de Salud, explica que ‘no puede haber ningún plan de isapres que, en la práctica, ofrezca un piso de cobertura menor al que Fonasa está cubriendo. Cualquier cobertura del plan tiene que ser, a lo menos, igual en pesos a lo que hoy está cubriendo Fonasa’.
Por ejemplo, una quimioterapia de bajo riesgo quedará arancelada con un costo de $2.170.000 por ciclo de tratamiento y Fonasa dará cobertura para poco más de un millón. Ese será también el monto mínimo que tendrán que garantizar las isapres, consigna El Mercurio.
Además de la quimioterapia se sumarán otros tratamientos, como la radioterapia, atención odontológica integral y terapia endocrina.
Catalina Horta, vocera de la Asociación Chilena de Agrupaciones Oncológicas (Achago), advierte que ‘para llegar a una remisión de un cáncer, generalmente, estamos hablando de entre cuatro y ocho ciclos de quimioterapia. Entonces, para una persona de clase media que tiene que pagar cada tratamiento por ciclo, en una quimioterapia de alto riesgo, el costo sigue siendo inabordable’.

Deja un comentario

Deja un comentario