Iniciativa fue desarrollada por tercer año consecutivo por el Centro Mujeres Maulinas y la Coordinadora Nacional de Atención de VIH beneficiando a más de 800 personas.
Talca. En el marco de la campaña comunicacional impulsada por el Ministerio de Salud, se ejecutó en la región del Maule un inédito proyecto de prevención del VIH, la iniciativa dirigida a las familias de las personas privadas de libertad fue implementada en conjunto por el Centro Social Mujeres Maulinas y la Coordinadora Nacional de Atención en VIH y Gendarmería de Chile, beneficiando directamente a más de 800 personas que visitan regularmente las unidades penales de la región del Maule.
La iniciativa contó con un apoyo transversal de diversas entidades públicas, quienes celebraron este esfuerzo que permite acercar la prevención y el autocuidado a las personas en especial situación de vulnerabilidad y generar mayor conciencia del autocuidado en relación a las conductas de riesgo asociadas al VIH-Sida y otras infecciones de transmisión sexual, ello mediante la promoción del uso correcto y consistente del preservativo masculino, mediante acciones de difusión efectuadas en las ciudades de Talca, Curicó, Linares, Cauquenes, San Clemente y Chanco. Durante los meses de septiembre y noviembre de 2015.
Al respecto el Secretario Ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Atención del VIH-Sida sostuvo “es importante fortalecer nuestra capacidad de respuesta frente al VIH, en estas poblaciones, ya que la vulnerabilidad a la que se enfrentan es a menudo profundizada por las características socioculturales como la pertenencia a grupos o colectivos particularmente expuestos como los hombres que tiene sexo con otros hombres o los jóvenes, incrementando la prevalencia en contextos de pobreza, desigualdad social o violencia como las que hemos detectado en esta iniciativa” el dirigente agrego “es fundamental para lograr resultados exitosos una mayor participación de la comunidad y este esfuerzo apunta justamente a fomentar una cultura de la prevención y la educación independiente del contexto social de los beneficiarios” sostuvo.
Por su parte el director Regional de Gendarmería Coronel Jorge Reyes sostuvo que “Estas jornadas que hemos desarrollado en algunos centros de reclusión tienen como espíritu fomentar la educación y la prevención que son dos fórmulas precisas para ir mejorando algunos aspectos de nuestra gestión institucional y darles más seguridad a nuestras población penal, no tan solo a las personas recluidas sino también nuestro personal institucional, quien han tenido un acercamiento a estas temáticas, que les permite poder entenderlas de mejor forma, ya que la educación es un pilar clave para mejorar conductas, que sin duda, permiten mejorar la salud de nuestros internos y de sus familiares más directos, quienes ven nuestra preocupación por estos temas que están muy vigentes en nuestro país y que pueden ser preocupantes cuando no son bien abordadas.” Sostuvo el director regional
Miriam contreras enfermera jefe del área salud de Gendarmería valoro esta iniciativa “este año fue mucho más ambicioso pues se trabajó no solo con las personas privadas de libertad sino que con sus familias, se aprovechó la oportunidad que da el espacio de la visita para efectuar una acción preventiva del VIH e infecciones de transmisión sexual, fomentando el uso del condón que esperamos que trascienda mucho más allá de los muros de la cárcel” la funcionaria agrego “creo que la experiencia es positiva ya que el trabajo que se ha desarrollado en los últimos años se ha enfocado en las personas privadas de libertad, particularmente hombres y mujeres jóvenes que cumplen sus condenas en nuestras unidades penales , desde luego el impacto es mucho mayor, ya que detrás de estas personas hay un entorno familiar , hijos, parejas que vienen a la visita y que de alguna manera los captamos nosotros y podemos entregarle información que les permitan adoptar mejores decisiones.”
2. Antecedentes epidemiológicos.
La epidemia del VIH continúa en crecimiento, afectando a poblaciones de mayor riesgo y vulnerabilidad. En Chile la epidemia es de tipo “concentrada” en hombres homosexuales (HSH) y en población transgénera. La prevalencia estimada en Hombres que tiene Sexo con otros Hombres alcanza al 15%. En contraste con la prevalencia estimada en población general que es de 0,35%, en tanto la prevalencia en población transgénera se estima cercana a 30%.
En la región del Maule actualmente existen 899 casos notificados desde el año 1987 al 2012, la mayoría de los cuales son VIH y aproximadamente un tercio es Sida, existiendo una tasa de 67 casos en un millón de habitantes. El principal grupo poblacional afectado es el de adultos entre 20 y 39 años.
Desde el diagnóstico de los primeros casos de infección por VIH en Chile, el número de casos en hombres supera ampliamente al de mujeres tanto en etapa VIH como en Sida, sin embargo, las mujeres a través de los años muestran un aumento sostenido, que en etapa Sida es discreto, mientras que en etapa VIH el aumento es marcado. El año 2007 el número de casos de mujeres en etapa Sida se duplicó respecto al año anterior.
La principal vía de transmisión es la sexual, representando un 99% en el quinquenio 2009-2013. En el total de casos, la vía de exposición mayoritariamente declarada son las prácticas homobisexuales que alcanza el 62% de los casos notificados en este mismo quinquenio. En general, alrededor del 50% de las personas infectadas por el VIH declararon tener sexo entre hombres. Las prácticas heterosexuales en los últimos dos quinquenios se han mantenido relativamente estables en un 40%, mientras que la vía de exposición bisexual ha mostrado una disminución paulatina, representando el 8,9% de las vías de exposición en el último quinquenio.
De acuerdo a la declaración del número de parejas sexuales durante los últimos 12 meses (previos a la notificación) en el último quinquenio, un 47% de los casos de VIH/Sida tienen una pareja sexual, mientras que el 43% declara haber tenido 2 o más parejas en el mismo período
En relación al uso del preservativo en personas que declaran tener pareja en los últimos 12 meses, el 55% declara usarlo “a veces”, un 35% no lo usa “nunca” y sólo el 10% lo utiliza “siempre”. En este contexto, según el análisis del número de parejas de acuerdo al uso de condón, se evidencia que los casos con pareja sexual única son quienes declaran el menor porcentaje de uso de condón, dado que la opción “nunca” concentra el 46%. Esto indicaría una baja percepción de riesgo, que resulta relevante considerando que son personas que probablemente adquirieron el VIH según lo declarado, en una relación de pareja exclusiva e implica la necesaria profundización de las estrategias preventivas
Por otra parte, la transmisión vertical ha mostrado una notoria disminución en el último quinquenio, alcanzando un 0,5% de transmisión en ambas etapas. La transmisión vertical de VIH es responsable de un bajo porcentaje de las personas notificadas de VIH/Sida, pero es la causa de la totalidad de los niños afectados por la infección en Chile. Se ha visto una sostenida reducción de la transmisión por esta vía de exposición, posiblemente explicada por la amplia cobertura y efectividad de las medidas preventivas propuestas por las autoridades de salud.

Deja un comentario

Deja un comentario