Oficina Comunal de Seguridad Pública busca instalar más de 1.300 alarmas comunitarias antes de diciembre

Jhonny Olate, el joven talquino y gremialista que se burló de madre soltera a través de redes sociales
95 familias de Panimávida cambiaron para siempre su vida luego que el Gobierno les entregara hace dos años sus nuevas viviendas
Se instalan brigadas forestales “preventivas” en la Comuna de Linares

La Oficina Comunal de Seguridad Pública está empeñada en cumplir con la instalación de poco más de 1.300 alarmas comunitarias en distintos sectores de Talca antes de diciembre de este año.
Así lo manifestó la secretaria técnica de tal entidad, María Paz Torres Jara, quien precisó que a partir de la exitosa experiencia en la Población Carlos Trupp, donde ya hay 924 dispositivos, se avanzará prontamente para implementar tal servicio en 400 viviendas del sector San José, de La Florida.

Los dichos de Torres Jara se dan luego de que el sábado se realizara una exitosa jornada de capacitación a vecinos de Carlos Trupp sobre el uso de las alarmas, y en que participaron numerosas dueñas de casa.
Al respecto una de las vecinas, Olga Candia, afirmó que desde un principio, cuando se presentó el proyecto en el sector, hubo gran interés por participar y que los inscritos están muy contentos y satisfechos de contar con las alarmas que aumentan su sensación de seguridad.

“Nosotros somos parte del proyecto desde un principio. Nos inscribimos ‘al tiro’ cuando nos dijeron que iba a salir este proyecto. Estamos contentas porque nos parece que es un respaldo para nosotros, para todos los vecinos”.
En alusión a la mayoritaria presencia femenina en los talleres, Candia explicó que, en muchos casos es más fácil para las mujeres participar debido a que los ‘hombres de la casa’ trabajan en los horarios en que se realizan las actividades.

Durante la capacitación se enfatizó a los participantes que el sistema puede utilizarse no sólo para advertir a los vecinos de la presencia de extraños sospechosos en las viviendas, sino que también para avisar de algún accidente, una emergencia médica, un caso de violencia intrafamiliar o un incendio.

Por su parte, la secretaria técnica destacó que este sistema es por naturaleza solidario y de participación ciudadana, y su principal objetivo es contribuir con una baja en la ocurrencia de delitos y la percepción de temor e inseguridad en áreas residenciales de alta concentración delictual.
Recordó además que los procesos para instalar las alarmas y balizas, y la mantención de las mismas, no tienen costo para las personas beneficiadas.
La iniciativa se da en el contexto del Convenio de Colaboración Técnico Financiera suscrito con el Ministerio del Interior para la implementación del Programa de Participación y Seguridad Ciudadana y busca “reducir las oportunidades para a comisión de delitos en el espacio público y la percepción de temor e inseguridad de las personas, mediante la modificación de características socio-espaciales de un determinado entorno”.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0