A raíz de la pandemia del COVID-19 miles de empresas debieron cambiar su funcionamiento para que los trabajadores realicen sus labores a distancia, lo que ha significado un cambio radical para millones de personas en todo el mundo. Cómo establecer los límites entre la vida laboral y familiar y qué consecuencias tienen estos cambios para la salud mental son algunas de las temáticas que han analizado durante este año los especialistas, tema que justamente abordará el Congreso de Psicología del Trabajo y las Organizaciones, que se realizará durante los días 12, 19 y 26 de noviembre de forma remota.

La quinta versión de este evento, que es organizada en conjunto por la Universidad de Talca y la Sociedad Chilena de Psicología del Trabajo y las Organizaciones (SCHIPTO), contará con la participación de destacados exponentes nacionales e internacionales y analizará la situación laboral actual.

Doris Méndez, académica de la Facultad de Psicología de la UTalca y presidenta del Congreso, explicó que las consecuencias de esta transformación son vastas: “Las dinámicas de trabajo han cambiado y lo hicieron de manera intempestiva, drástica”. A pesar de que existía la idea de establecer el trabajo a distancia como una posibilidad, Méndez aseguró que “Las organizaciones se venían planificando, se veía que en el futuro el teletrabajo se iba a ir instalando, pero se pensaba que el cambio iba a ser en un plazo de tiempo mayor, pero vino el COVID e irrumpió en la vida de las organizaciones y de las personas”.

En tanto, Hedy Acosta, directora de Magister en Psicología Social  de la casa de estudios maulina y presidenta del comité científico del Congreso, explicó que “Chile y el mundo se han visto enfrentados a una serie de cambios producto de la pandemia por COVID-19 y es fundamental conocer qué están haciendo las organizaciones para afrontarlos, qué nos muestran los resultados de investigaciones en Psicología del Trabajo y las Organizaciones (PTO) y qué recomendaciones legales y aplicadas nos señalan las mutualidades”.

La instancia, que se realiza cada dos años en distintos lugares del país, esta vez estará centrada en las actuales necesidades. De acuerdo a Acosta, la idea es “compartir conocimiento aplicado relacionado a Innovación para el bienestar psicosocial laboral, en tiempos de crisis, lo cual es relevante debido a que la ‘Salud Mental Importa’. Hoy, más que nunca, debemos fortalecer nuestras redes académicas y profesionales, y estas instancias nos permiten justamente eso”.

Por esa razón, destaca la importancia de realizar este tipo de iniciativas, que según explicó tiene múltiples propósitos: “ser un encuentro para dar a conocer que está haciendo la ciencia en el ámbito de la Psicología del Trabajo, conocer experiencias, ampliar la temática, ver también que la ciencia ayude en la sistematización de la información. Poder comparar que están haciendo otras organizaciones, otras instituciones con esta situación que tiene ciertos aspectos que son comunes”, declaró Acosta, y agregó que “queremos que ésta sea un congreso en que podamos compartir nuestros saberes y apoyarnos en la generación de ideas innovadoras para resolver las altas demandas que el contexto mundial está requiriendo de los diferentes actores del mundo del trabajo”. 

ADAPTACIÓN

Aunque la pandemia es global, la situación no es igual para todos, aseguró Doris Méndez. “La capacidad de adaptación de las personas y las organizaciones se ha puesto a prueba y al límite. Hay organizaciones que han sorteado esto y se han fortalecido, han demostrado resiliencia organizacional, que es un concepto muy interesante”, explicó. Sin embargo, para algunos la realidad es muy diferente: “Para otros sectores laborales, ha sido un drama, y ha sido un drama también para la fuerza laboral, sectores en que tradicionalmente el trabajo o servicio que entregan ha requerido la presencialidad. Sabemos organizaciones que han tenido una adaptación muy compleja y han debido transformarse, ya sea para reducir sus plantillas, sus funciones, y algunas han llegado al límite de tener que cerrar”, aseguró.

Por otra parte, dijo, se hace fundamental aprender a equilibrar los espacios de trabajo y de ocio, para mantener la calidad de vida: “Si bien al principio el trabajo irrumpe en tu espacio personal, porque estás trabajando desde tu casa, una gran cantidad de personas ha logrado conciliar positivamente este espacio de trabajo con la vida personal”.

De acuerdo a la profesional, lo que sí se puede apreciar hasta ahora, es que esta nueva forma de trabajo llegó para quedarse. “Ya algunas organizaciones han decidido dejar parte de sus actividades en modalidad de teletrabajo, o sea lo han validado. Porque, por un lado, el desempeño se ha visto que se mantiene para algunas funciones el desempeño puede ser igualmente alto y, por otro lado, para algunos sectores tiene ciertos beneficios para los trabajadores en términos de calidad de vida”, declaró.

Además, Méndez recalcó la importancia de continuar analizando las consecuencias de la pandemia para las organizaciones y las personas. “Los efectos de esta situación han sido muy drásticos y amplios, todavía los estamos viviendo. Entonces desde la ciencia, desde la psicología investigamos de a poco y también de manera acelerada, ha sido una oportunidad para ver qué pasa con este evento que ha sido inesperado”.

Desde la Facultad de Psicología de la casa de estudios maulina participan en el evento -que se realizará en noviembre- académicos del área social, del trabajo y las organizaciones; y el Centro de Psicología Aplicada (CEPA), como principal organizador y ejecutor.

Deja un comentario

Deja un comentario