La pandemia del Coronavirus ha sido todo un desafío para las familias que han tenido que educar y acompañar a los pequeños que se encuentran más tiempo en la casa. El juego en los niños es un factor relevante, según los expertos, y por ello plantean recomendaciones para aprovechar los elementos que hay en el hogar para fomentar la recreación y la creatividad de los menores.

Susana Campos, psicóloga infanto juvenil del Centro de Psicología Aplicada (Cepa) de la Universidad de Talca, explica que “el juego es importante dentro del desarrollo de los niños y adolescentes, pero va teniendo distintos niveles de importancia y relevancia en las distintas etapas del desarrollo. Probablemente el juego es mucho más importante para el desarrollo cognitivo y emocional de los chicos cuando son mucho más pequeños. Es decir, de los 0 a los 5 años es absolutamente fundamental que ellos tengan espacio para jugar solos y acompañados porque eso los ayuda plenamente a desarrollarse y de ahí en adelante continúa siendo una herramienta muy necesaria para que ellos aprendan a explorar distintas cosas”.

De los 6 a los 12 años, indica la profesional, esta actividad todavía es muy importante: “Probablemente en esa época también se haga la transición de juegos físicos a juegos más bien digitales, electrónicos como son los  video juegos”.

En tanto, Pablo López, coordinador académico de la Escuela de Terapia Ocupacional de UTalca, plantea algunos aspectos a tener en cuenta, como aprovechar los materiales que hay en casa. “En tiempos de crisis probablemente muchos padres no puedan acceder a comprar juguetes, pero el mensajes es que se puede fomentar el involucramiento en el juego, una actividad tan integral para los niños, con materiales caseros, como por ejemplo, la utilización de telas para desarrollar el sistema táctil, cojines, almohadas o mezclados para favorecer la creación de distintos tipos de juegos imaginativos, creativos, con los niños”, asegura.

Otras opciones para desarrollar actividades entretenidas son legumbres, como porotos o lentejas o incluso fideos “con los que se pueden realizar diferentes cajas que promuevan la estimulación de los sentidos, pensando además que el niño actualmente está más en la casa y no tienen la oportunidad de salir y estar en contacto con la naturaleza”.

Edades y etapas

Según López, los niños de 0 a 2 años requieren exploración de los sentidos, de manipulación, por ejemplo con texturas, sonidos, juguetes de causa y efecto. De los 2 a los 6 años es importante que puedan participar más en actividades de juego simbólico, donde se desarrolla la imaginación, para potenciar sus destrezas cognitivas, de lenguaje. A quienes son un poquito más grandes se pueden fomentar actividades con el deporte, juegos con reglas, desarrollo de las destrezas físicas y sensoriales.

Un aspecto relevante, comenta Susana Campos, también se refirió a qué tipos de juegos evitar de acuerdo a la edad de los pequeños: “Probablemente para los niños más pequeños de 0 a 5 años, el juguete ideal es el aquel que es físico, no digital, no electrónico, los chicos tienen que tener un tiempo de pantallas limitados por gran parte de su infancia para asegurar que no existan efectos negativos”.

Deja un comentario

Deja un comentario