Más de 30 grados de calor sofocan a grandes y chicos. Los que pueden disfrutan de una piscina o de un chorro de agua. Pero hay excepciones y, entre éstas, la de un grupo de niños de la Orquesta “Ludovico Rutten” de Talca. Los pequeños músicos “invirtieron” parte de sus vacaciones en una práctica intensiva de violín, en la Universidad de Talca.
Sin importar el sacrificio de llegar a la Escuela de Música a las 15:00 horas, cuando el sol pega con más fuerza, los menores se mostraron contentos y entusiasmados mientras corrían a ocupar los módulos donde, durante la tarde, repasaron nota tras nota.

“Ellos son la mayoría de mis alumnos de la Orquesta “Rutten”; seguimos con ensayos en enero y pensé que sería bueno que vinieran todas las tardes, durante dos semanas, a estudiar en las instalaciones de la Universidad”, contó la directora de la orquesta y profesora de la Escuela de Música, Solange Navarrete.

Su decisión la basó en la experiencia del periodo que siguió al terremoto y previo al inicio de clases en los colegios, durante el cual los menores avanzaron notablemente en sus estudios musicales porque no tenían nada más que hacer.
MÁS ENSAYOS

“En este verano, además de practicar en sus instrumentos, algunos aprovecharon de asistir a clases de teoría musical y, además, los miércoles y viernes volvieron al Centro Educacional “Luis Rutten”, a las 19:00 horas para el ensayo de orquesta”, narró la directora, quien está convencida de los beneficios de este sistema: dejaron casi a punto un concierto cuyo estudio, con ensayos normales, demoraría meses.

El más chico del grupo, Daniel Tobar, de 9 años y dos años y medio aprendiendo a tocar violín, cuenta que le ha gustado mucho la oportunidad de practicar en la Escuela de Música. “Es bonito y se puede estudiar bien, tranquilo”, afirmó, antes de salir corriendo a uno de los últimos recreos.
EN EQUIPO

Su compañera Solsere Poblete, de 12 años, con tres y medio de experiencia en el rubro, acotó: “Ha sido muy interesante, se aprende harto y me gustaría seguir, aunque estamos un poco cansados. Y después yo llego a estudiar a mi casa otro poco”. También relató que ayudó a estudiar a algunos de sus compañeros y este trabajo en equipo se tradujo en un mayor avance del grupo, lo que confirmó la profesora.

Este año la orquesta tocará el Concierto en Re Mayor, de Vivaldi, y el Concierto Grosso para Navidad, de Arcangelo Corelli. “Los niños ya son capaces de tocar un concierto entero”, comentó la profesora, al resaltar el progreso musical de los menores, quienes en su mayoría viven en el populoso sector suroriente de Talca.

Deja un comentario

Deja un comentario