Imágenes relacionadas con juegos de niños tradicionales, como columpios y aviones de papel, forman parte de la exposición de la artista peruana Katia Landauro, que se presenta en el Centro de Extensión Curicó de la Universidad de Talca, hasta el 23 de noviembre.
La exposición se denomina “Imágenes de la ausencia” y es una colorida muestra que despierta en los asistentes recuerdos de su niñez.
“La temática está relacionada con el desvincularse con la llegada de la modernidad. Quiero hacer una crítica en forma de metáfora. Con la llegada de la tecnología, los niños de ahora ya no juegan con canicas, no vuelan cometas, todo lo hacen a través de las tablets y teléfonos de última generación”, explicó la artista.
Landauro explicó que los colores encendidos que utiliza en sus obras es para hacer un llamado de atención a los asistentes, donde se muestran elementos en desuso y olvidados en el tiempo.
La artista es egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Perú y tiene una larga trayectoria con exposiciones individuales y colectivas en Chile, España, Argentina y Estados Unidos, además de innumerables murales y escenografías para obras de teatro en diversos lugares del mundo. La muestra “Imágenes de la ausencia”, es de entrada liberada.
Kinecromía
En el mismo centro cultural universitario, se puede visitar en el segundo piso, la exposición “15 en 35, Kinecromía” del artista Eduardo Elorz, quien -mediante diversas técnicas- desarrolla un homenaje al cine.
“Son películas que corresponden al cine clásico y contemporáneo y la idea es poder decodificarlas cromáticamente con los tonos de cada película, apoyándome en la música y eso va dando una construcción plástica de la obra”, señaló el pintor.
La muestra plasma en pinturas películas como Blade Runner, Metrópolis y La Naranja Mecánica, además de documentales como “La batalla de Chile”, del cineasta Patricio Guzmán, todas ellas con elementos que se entrelazan y se basan principalmente en las formas violentas que el hombre tiene de actuar.
De acuerdo al autor, las pinturas tienen un hilo conductor que habla sobre la autodestrucción a través de la historia. “El tema es fuerte, pero intento plasmarlo de una manera más pacifista para que las personas reflexionen al ver las pinturas”, sostuvo. La exposición estará abierta al público hasta el 23 de noviembre, en Merced 437, Curicó.

Deja un comentario

Deja un comentario