A algunos niños les duele la espalda porque llevan a cuestas todos sus libros, materiales y diversos objetos personales durante todo el día. Acá la recomendación de la Sociedad Chilena de Pediatría (SOCHIPE) sobre el correcto uso de las mochila escolares.

El peso de la mochila genera un «cambio en la marcha y en la postura». Cuando una mochila pesada se coloca de forma incorrecta sobre los hombros, puede tirar al niño hacia atrás. Para compensar su efecto, el escolar debe inclinar hacia adelante el tronco, la cabeza y el cuello, produciéndose un aumento de la curvatura en la columna lumbar (lordosis), lo que puede hacer que la columna se contraiga de forma forzada.

A su vez, los niños que llevan la mochila sobre un solo hombro, pueden acabar inclinándose hacia un lado y desarrollar dolor lumbar y dorsal, forzando excesivamente los hombros y el cuello.

Cabe indicar que no sólo influye el peso de la mochila, sino también la distancia que recorre el niño con ella o la posición de ésta en la espalda.

Recomendaciones:

Para elegir una mochila apropiada, los papás deben tener en cuenta estos elementos:

· Una mochila liviana, para que no agregue peso adicional a la carga que tenga que llevar el niño.
· Dos hombreras anchas y acolchadas.
· Una parte trasera acolchada, en que se apoye la espalda.
· Un cinturón a la cintura, que ayude a distribuir el peso de forma más uniforme por el cuerpo.
· Múltiples compartimentos, que ayudan a distribuir el peso de forma más equitativa.
· No debe ser más ancha que los hombros ni ser más larga que el tronco (no debe bajar de la cintura).

Para ayudar a evitar lesiones cuando un niño use la mochila, contemplar lo siguiente:

· Aligerar la carga. El peso no debe superar el 10% al 15% del peso del niño. Asegurarse de que en la mochila no se lleven artículos innecesarios. Traer a casa sólo los libros necesarios.
· Usar y poner correctamente la mochila utilizando las dos hombreras y apretar bien las correas para que la mochila quede pegada al cuerpo. La mochila debe reposar uniformemente en medio de la espalda en una postura simétrica y bien alineada.
· Ajustar y usar la tira de la cintura para mantener la mochila pegada a la espalda. Esto ayuda a distribuir el peso de la mochila de forma uniforme.
· Como cualquier objeto pesado, enseñar al niño a doblar las rodillas y agarrar la mochila con ambas manos antes de colocársela sobre los hombros.
· Usar todos los compartimentos de la mochila, colocando los objetos más pesados más cerca del centro de la espalda.
· La mochila debe quedar debajo de los hombros y la parte inferior debe apoyarse en la parte baja de la espalda, y nunca sobrepasar la cintura hacia abajo.

Deja un comentario

Deja un comentario