Queríamos «ayudar a los Latinos a celebrar el inmenso orgullo que rodea su cultura, sus raíces y más que nada sus apellidos», explica Coca-Cola en su canal de YouTube, «así que hicimos algo único que ayudara a las personas a compartir y mostrar sus raíces de una forma muy especial». Ese proyecto ‘único’ es el lanzamiento de una línea de botellas personalizadas con apellidos latinos: Morales, Flores, Rodríguez, Medina…

La campaña publicitaria, que gira en torno al hastag #OrgullosoDeSer (al que añadir el apellido de cada uno), podría haberse quedado en un recurso comercial más: consumidores que presumen de nombre y origen familiar en internet al tiempo que publicitan una marca. Pero en las redes sociales muchos usuarios – y también algunos medios de comunicación– han interpretado la iniciativa como un mensaje velado contra el discurso antiinmigración del político estadounidense Donald Trump.  Algo que nunca ha mencionado la compañía.

https://youtu.be/qGRM6ddtCg4

 

La campaña llega en un momento especialmente sensible para la comunidad latina ya que el candidato republicano ha mostrado su intención de expulsar de los EE. UU.  a 11 millones de hispanos si llega a ocupar la Casa Blanca. Además de estas polémicas declaraciones, Trump echó recientemente al periodista mexicano Jorge Ramos de una rueda de prensa, lo que ha contribuido a crear un sentimiento de unidad entre los latinos. Artistas como Ricky Martin o Antonio Banderas han ayudado a popularizar en internet distintos manifiestos en respuesta a los ataques de Trump.

Coca-Cola también fue en su día objeto de crítica por parte del político y empresario estadounidense. En 2012 Trump aseguró en Twitter no haber visto nunca a una persona delgada bebiendo Coca-Cola Light. El tuit no pasó desapercibido y días después añadía: «la empresa Coca-Cola no está contenta conmigo. Está bien. Seguiré bebiendo esa basura».

Deja un comentario

Deja un comentario