Gremio de Agricultores de Talca llama a los regantes a estar atentos y a no autorizar a sus organizaciones para que tomen acuerdos que afecten sus derechos

El lunes 25 fue clave para los regantes del Maule, debido a que hace unas semanas, los dirigentes agrícolas de la región, acompañados por el Alcalde de San Clemente Juan Rojas, se reunieron con el Ministro del MOP Alberto Undurraga, para explicarle la real situación que afectaría a los más de 13 mil regantes si es que se protocolizaba la flexibilización del Convenio de 1947.

Esta última reunión realizada en el Ministerio de Obras Públicas, en donde participó la mayor parte del directorio de la Junta de Vigilancia del Río Maule (JVRM), sorprendió más aún al secretario de Estado, debido a que se le volvió a explicar, ahora, que la JVRM no había participado en la redacción del convenio, como tampoco existía consenso para materializarlo, ya que para ello se debe consultar a los verdaderos dueños de los derechos de agua; que son los regantes.

María Olga Carril, directora de la JVRM, lamenta la situación ocurrida, ya que “generar acuerdos que beneficien a los regantes es muy importante, sin embargo, el convenio que se presentó y que dice desconocer su autoría, trae graves perjuicios a los agricultores que no participaron en su elaboración, lo que puede generar una efervescencia social”.

Igualmente participó de esta visión el director de la JVRM Francisco Morales, quien dejó en claro el temor de los regantes del sector de Sorpam. “El Ministro nos señaló que fue una equivocación la firma del convenio, y descarta que se vincule el convenio del 47 a futuras flexibilizaciones, ya que lo que ocurrió ahora fue un error, dándonos tranquilidad con sus palabras a las miles de familias campesinas de la región”.

La directora Carril de la JVRM, transmite tranquilidad a los agricultores, aclarando que “no participare en decisiones que afecten a los verdaderos dueños del agua, ya que no es posible que unos pocos quieran decidir por miles. El agua es para nuestra agricultura, y seguiremos atentos para que no nos quiten este recurso que es vital para el trabajo campesino”.

JUSTO A TIEMPO

Para uno de los gremios que puso la luz de alerta sobre este escondido convenio de flexibilización, fue la Agrícola Central de Talca, quien lideró las gestiones para proteger a los regantes de la Laguna del Maule, en donde su presidente Fernando Medina, sostuvo que “el riego de la laguna es clave, debemos entender que se riegan más de 200 mil hectáreas productivas, si se pierden, no tendremos cultivos en nuestra región, y con esto, el daño a la economía local sería fatal”.

Agregó que “el motor de desarrollo es el agro, y sin agua no hay cultivos, y con esto no hay empleo, no se generan venta en el comercio y las industrias en la región son pocas. No crean que por construir más centrales vamos absorber la mano de obra, ya que las construcciones son solo por algunos años”. Finalmente llamo a estar alertas por la correcta y oportuna interpretación y aplicación de los artículos del convenio de 1947, plenamente vigentes, “ya que con la anuencia de algunos personeros de la JVRM, se pueden estar contabilizando aguas del tercio intermedio del embalse Laguna del Maule, sin que esto esté autorizado por el mencionado convenio”, comentó Medina. Recordó también lo sucedido en el año 2012, cuando se extrajeron aproximadamente 40 millones de metros cúbicos en forma ilegal, utilizando los mismos argumentos que están en cuestión hoy.

Deja un comentario

Deja un comentario