La ministra de Educación, Marcela Cubillos (UDI), insistió en su defensa ante la acusación constitucional presentada por la oposición en su contra, acción la que calificó como política y no jurídica.

«La acusación constitucional es una herramienta que exige causales constitucionales y legales. Lo que a mí no me parece es que ya hoy, después de tres días en que uno ha logrado desacreditar (la acusación), hemos logrado establecer que los hechos son falsos y que no tienen fundamentos jurídicos. Los acusadores, en vez de defender que tienen fundamentos jurídicos, han cambiado el discurso a decir hoy que es una acusación política», aseguró en El Diario de Cooperativa.

Y recalcó: «Cuando a mí se me ha acusado personalmente de infringir la Constitución y la ley, es dedicarme cada uno de estos días a acreditar que esos hechos son falsos, pero tengo el legítimo derecho a defenderme frente a acusaciones que implican que me digan que infringió la Constitución y la ley cuando no es real».

«Los propios acusadores han derivado a decir que el tema es político y no jurídico», enfatizó.

La titular de Educación -que, siendo diputada, votó a favor del mismo libelo acusatorio que destituyó en 2008 a la entonces titular de la misma cartera, Yasna Provoste (DC), hoy senadora- sostuvo que «en ninguna parte de la Constitución existe la facultad de los diputados para acusar a un ministro por razones políticas».

«Aquí quizás algunos están más interesados en derivar rápidamente a que esto sea un tema político porque no tiene peso jurídico, pero en Chile no existe la posibilidad de acusar políticamente a un ministro», reiteró.

Cubillos dijo no querer «atribuir intenciones para nada, ni mucho menos creo que atrás de esto haya algo en relación a Yasna Provoste».

Además, evitó hacer una autocrítica respecto a su gestión al mando del Ministerio de Educación, pidiendo poner «las cosas en su dimensión: acá se me está acusando de infringir la Constitución y las leyes, aquí no se me está acusando por las políticas que estoy levantando, por si les gusta o no les gusta las ideas que defiendo y cómo las defiendo».

«Aquí hay una imputación a infracción a la Constitución y las leyes, esa es la herramienta que tienen los diputados constitucionalmente. Cuando no les gusta un ministro políticamente, para eso no existen herramientas constitucionales para sacar a un ministro que no les guste políticamente o la forma en que ejerza», sostuvo.

Deja un comentario

Deja un comentario