Las matrículas en la educación superior registraron una «inédita» caída durante 2020, con 42.583 estudiantes menos en comparación con 2019, según cifras del Mineduc.

De acuerdo a los datos gubernamentales, que publica hoy lunes el diario El Mercurio, los alumnos que estudian en recintos de este tipo llegan actualmente a los 1.151.727, lejos de los 1.194.310 de 2019, 1.187.873 de 2018, 1.177.177 de 2017 y 1.178.480 de 2016.

El subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, explicó al rotativo que son efectos claros de contingencias como el boicot a la Prueba de Selección Universitaria (PSU) —que retrasó la admisión y llevó a que muchos desistieran de entrar a estudiar — y la crisis sanitaria del coronavirus.

«Esta doble situación es inédita y es lo que explica la caída anual más alta que ha experimentado el sistema en las últimas décadas», dijo la autoridad educacional.

Según el matutino, los ingresos a primer año, en pregrado, cayeron un 8,2 por ciento en relación a 2019, y la matrícula total, en tanto, descendió un 3,6 por ciento.

Entre quienes ingresaron a primer año, la mayoría —en línea con la tendencia de los últimos años— eligió un Instituto Profesional (IP) o Centro de Formación Técnica (CFT), con 109.617 y 55.863 alumnos, respectivamente. Sin embargo, dice El Mercurio, la caída en los ingresos a este tipo de instituciones fue más dura que en las universidades y llegó a 9,5 por ciento.

Aunque el desplome fue generalizado, el fenómeno se vivió con mayor intensidad en las instituciones que no están acreditadas.

De acuerdo con el Ministerio de Educación, los estudiantes que se matricularon en primer año en estos recintos cayeron en 43,6 por ciento respecto del año pasado, pasando de 29.203 a 16.469.

Un 95 por ciento de quienes inician sus estudios, en tanto, optó por un plantel certificado.

Deja un comentario

Deja un comentario