El 24 de julio del 2010 por medio de una orden judicial requerida por la Fiscalía la policía ingreso a un inmueble de Talca en cuyo interior se encontró un vacuno que estaba a punto de ser faenado, además de considerable número de herramientas y especies (cuyos, cordeles, carne, entre otros) que daban cuenta que el lugar estaba siendo utilizado como matadero clandestino.
Finalmente las diligencias encabezadas por la Fiscal María Lorena González permitieron establecer que el animal había sido sustraído dos días antes desde un campo en la ciudad de Retiro y que el sitio efectivamente era utilizado por su propietario como un lugar de acopio de animales para su posterior muerte y venta ilegal de carne.
“Por el delito de matadero clandestino fue condenado a 541 días. Una condena bastante significativa ya que también tiene una pena alternativa de multa, pero el Tribunal acogió la tesis de la Fiscalía. En el segundo delito por abigeato, el Tribunal lo condenó a dos años. Ambas penas de cumplimiento efectivo debido a que el sujeto no tenía derecho a beneficios al contar con antecedentes pretéritos”, señaló la Fiscal María Lorena González.
En el caso del abigeato aunque no se sabe con certeza si el condenado fue quien sustrajo el animal la ley lo presume, lo que es un importante precedente al terminar los hechos en una dura condena.
De esta forma el autor de ambos ilícitos y previo juicio simplificado realizado en el Tribunal de Garantía de Talca, fue condenado a pasar 3 AÑOS Y SEIS MESES privado de libertad.

Deja un comentario

Deja un comentario