Los alimentos transgénicos no son dañinos para la salud, sino que beneficiosos para las personas y para el medioambiente.

Así lo aseguró en la Universidad de Talca el reconocido científico Amith Dhingra, especialista en genética vegetal de la Universidad Estatal de Washington, Estados Unidos. Se trata del experto de nivel mundial que recientemente descifró el genoma de las manzanas, quien ha sido destacado por la revista de ciencia Nature.

“No hay problema para la salud y lo que pasa es que ha habido una mala educación de la gente porque las plantas transgénicas no generan ningún daño. Al contrario, generan grandes beneficios para el medio ambiente, para las personas. Tal vez hay que mejorar la comunicación al público en general que los transgénicos no son dañinos” afirmó el también académico de la University of Delhi South Campus, India.

Amith Dhingra visitó la Universidad de Talca como investigador invitado del proyecto “Estudios fisiológicos moleculares y bioquímicos del daño por sol en manzanas”. El estudio financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT) “, es desarrollado por académicos del Centro de Pomáceas, de la Facultad de Ciencias Agrarias, de la U. de Talca.

DESINFORMACIÓN

En opinión del científico, la constante desinformación ha desvirtuado los beneficios de los alimentos transgénicos. “No generan ningún problema en la salud humana, pero ha habido difusión periodística que alerta a la gente. Pero no ha habido ningún dato duro probado que diga que eso es así”, afirmó.

Dhingra dictó la conferencia “Understanding Rosacea biology using comparative genomics” como parte del seminario regular del Doctorado en Ciencias mención Ingeniería Genética Vegetal de la UTALCA, la única casa de estudios estatal de la Región del Maule.

El investigador de la Washington State University destacó que hoy es posible generar plantas a través de la transgenia y biotecnología para que sean capaces de crecer en condiciones con menos agua y sin necesidad de requerir herbicidas en suelos salinos.

“Y todo eso significa empezar a poblar terrenos que hoy no se están usando. Y existe un gran potencial para aquellos países que usen estos productos (…) La ingeniería genética es hoy una herramienta que permite evaluar muchas cosas, obtener cultivos que necesitan menos agroquímicos y significa salvar a la naturaleza” explicó el académico.

SALUD HUMANA

Agregó que la ciudadanía al ingerir diariamente proteínas, también está ingiriendo genes, lo que resulta inocuo para la salud. “Comemos proteínas todos los días en los alimentos y no nos pasa nada. Todo se ingiere, se metaboliza en nuestra boca y pasa al estómago, y no hay ninguna problemática. Entonces esto surge en el fondo porque a alguien se le ocurrió señalar que podían ser malos, pero en realidad es sólo una mala concepción. Los datos duros muestran que no hay problema para la salud humana”, insistió Amith Dhingra.

Alejandra Moya, directora del programa de Doctorado en Ciencias, mención Ingeniería Genética Vegetal de la UTALCA, sostuvo que “los alimentos tienen proteínas y sucede que un gen genera una molécula que se llama RNA mensajero, del cual se genera una proteína, y por lo tanto, la proteína es el producto de un gen que se introduce en una especie”.

CONSUMIDORES

Como científico invitado del proyecto “Estudios fisiológicos moleculares y bioquímicos del daño por sol en manzanas” —desarrollado por el Centro de Pomáceas, de la Facultad de Ciencias Agrarias de UTALCA— el profesor Dhingra, ayudó a analizar profundamente las pomáceas y desórdenes fisiológicos de las especies. Junto a los investigadores maulinos observaron el efecto del “stress” en las manzanas por exceso de luminosidad.

“La idea es empezar a visualizar qué tipo de señales endógenas existen en los frutos que permitan protegerse mejor”, dijo Alejandra Moya, parte del equipo que ejecuta el estudio.

Carolina Torres, directora del proyecto Fondecyt en ejecución, es la investigadora del Centro de Pomáceas que gestionó la visita de Amith Dhingra. Se refirió a las declaraciones del científico respecto a la inocuidad de los transgénicos.

“Desde el punto de vista molecular él tiene la propiedad de decirlo (…) Los consumidores no están listos para comer productos transgénicos. O sea por mucho que la ciencia diga que no hay problema, el consumidor está tendiendo a comer lo más natural posible (…) El consumidor quiere datos más duros y saber que no habrá dispersión de estos genes hacia otras especies (…) Igual hoy comemos productos transgénicos como los productos de soya” dijo Torres.

Deja un comentario

Deja un comentario