Durante la crisis sanitaria, las legumbres han tenido un rol protagónico en las mesas chilenas y no precisamente por su conveniencia para el bolsillo. Todo lo contrario, han experimentado un fuerte aumento en sus precios.

Según explican los vendedores de ferias libres, el alza en los valores se debe a la compra de cajas alimenticias entregadas por el Gobierno, ya que algunas incluyen porotos, lentejas y garbanzos.

Sumado a eso, también existe una fuerte demanda de legumbres, cuyo consumo se cuadruplicó durante la pandemia.

A tal punto ha llegado el precio, que los locatarios señalan que ya no es conveniente comprar en los mercados mayoristas.

«Nosotros comprábamos a $1.800 el kilo de porotos y ahora está casi a $2.500. En las cajas que está entregando el gobierno hay legumbres, entonces hay menos productos para ofrecerle al público», cuenta Luis Vega, vendedor y consigna Meganoticias.

«Si yo tuviese que comprar en La Vega o en Lo Valledor, tendría que elevar los precios considerablemente y no es rentable para mí ni para los clientes», dice otro comerciante.

Debido a que las lluvias no han sido un factor que posibilite una disminución en los valores, desde el Ministerio de Agricultura aconseja comprar directo al agricultor y evitar a los intermediarios, de manera que los campesinos puedan producir, procesar y vender sus propios productos.

«Estamos apoyando esta cadena para que haya mucha oferta de productos y no haya un alza en sus precios», cerró el ministro José Antonio Walker.

Deja un comentario

Deja un comentario