Uno de los eventos de mayor relevancia en el ámbito cultural en la historia de la Universidad de Talca, constituyó la inauguración de la Sala Permanente Lily Garafulic, espacio único en el país destinado a preservar y exhibir 65 obras del taller de la connotada escultora chilena, premio Nacional de Arte 1995.

La sala, que se ubica en el primer piso del Edificio Bicentenario y forma parte del Museo Nacional de la Escultura, se complementa con el Parque de Esculturas, que incluye 24 obras monumentales de destacados artistas nacionales.

Atentos al desarrollo de la ceremonia estuvieron los sobrinos nietos de la escultora, Juan Pablo y María Paz Garafulic; un gran número de artistas, directores de museos y centros culturales; autoridades de la región y académicas, profesores e integrantes de la comunidad universitaria.

El rector Álvaro Rojas resaltó que la Sala Lily Garafulic es “un homenaje que rinde nuestra Institución a quien fuera una de las figuras más significativas de las artes plásticas del siglo XX”.

Junto con resaltar aspectos significativos de su trayectoria que la llevaron a transitar desde lo figurativo a la abstracción, destacó que la artista se arriesgó a proponer nuevos cánones en el trabajo escultórico, trabajó con nuevos materiales y se abrió a nuevas fuentes de inspiración.

En ese contexto, Rojas enfatizó que la sala es un homenaje de la universidad a una artista visionaria, adelantada a su época, que buscó permanentemente nuevos caminos y cuyas obras en exposición son “un patrimonio que la Universidad de Talca pone a disposición del país, de acuerdo al compromiso con la escultora”.

Refiriéndose a la trascendencia de esta tarea, el rector observó que “hoy comienza para nuestra Universidad una nueva etapa en la extensión y difusión de la cultura. El cuartel general de esta iniciativa no está en oficinas de directivos o funcionarios, está radicada fuertemente en este edificio y en esta sala, está respaldada por la acción y no por el discurso”, subrayó.

Además agradeció a la familia de la escultora que veló porque la voluntad que ella expresara en vida, pudiera concretarse.

CONFIANZA

Sobre la decisión de Lily Garafulic de entregar a la Universidad de Talca su importante legado, el rector sostuvo que ella vio esta casa de estudios un sentido de trascendencia en la cultura y la promoción de un espíritu estético en su comunidad, especialmente en sus jóvenes estudiantes.

“Una universidad que entiende que su desarrollo no puede sustentarse exclusivamente en la oferta agregada de programas de pre y postgrado, en innovadoras líneas de investigación científica y tecnológica, en atractivas redes internacionales o en estrechas relaciones con el sector productivo”, observó.

Planteó que una institución de educación superior necesita dar un adecuado espacio y esfuerzo a la definición de un ideal universitario, en el que tengan cabida “la capacidad de difundir la verdad, la libertad y la emoción de la cultura”. A su juicio, Lily Garafulic observó estos principios y espíritu en la Universidad de Talca, inspirada también en la excelencia. “Sobre esas bases se fundó una relación de afecto que se fue enriqueciendo y consolidando con el transcurrir de los años”, dijo.

“La confianza, cuando se establece, puede ser tan dura como la piedra o como el mármol, materiales que ella tanto amó. (…) Lily creyó en nosotros, tenía la certeza de que su legado, radicado en el corazón de nuestra patria, podía proyectarse a todo nuestro país y el mundo”, expresó.

LIBRO

En la ocasión se presentó además un libro de la Editorial de la Universidad de Talca, escrito por la historiadora Isabel Cruz, acerca del legado de Lily Garafulic.

“Hoy podemos contemplar este magnífico conjunto que concentra y encierra la evolución de la escultura de Lily Garafulic desde sus inicios figurativos hacia la pura abstracción”, dijo Cruz. Añadió que “el espacio es de una gran belleza” y como conjunto “superó lo que creo que ella imaginó”.

Otras opiniones reafirmaron esa apreciación. Francisco Gacitúa, discípulo de Lily Garafulic, manifestó que, es “la mejor sala-homenaje a un artista visual en Chile” y el escultor José Vicente Gajardo resaltó que “esto no se ve muy a menudo en Chile. En la Universidad de Talca los escultores nos sentimos en casa y estamos muy orgullosos de que haya cobijado la obra de esta gran escultora”.

Asimismo, el director del Consejo Regional de la Cultura, Edgardo Cáceres, afirmó que “con estas iniciativas la Universidad de Talca está mostrando un liderazgo a nivel nacional”, en tanto Juan Pablo Garafulic aseveró que “lo que hemos visto con mi hermana nos parece muy gratificante. Me parece que esto habla muy bien del trabajo que ha hecho la Universidad de Talca para mantener el legado de Lily activo”.

La directora de Extensión Cultural Artística, Marcela Albornoz, anunció que, a partir de la próxima semana, el público podrá disfrutar de esta exposición permanente. “Habrá visitas guiadas y una ruta cultural del legado de Lily y las obras del Parque de las Esculturas”, acotó.

Deja un comentario

Deja un comentario