“Dobble Renovables” es el nombre del juego de mesa que lanzó el Centro de Sistemas de Ingeniería Kipus de la Universidad de Talca (UTALCA) y que tiene como objetivo fomentar el uso de vocabulario adecuado relacionado a las piezas o partes de los sistemas de generación de energías renovables.

El juego fue creado como parte de las acciones de difusión del proyecto “Instalación piloto de energía fotovoltaica distribuida”, que cuenta con financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional del Maule.

“Estamos utilizando metodologías didácticas que potencien los conocimientos de los estudiantes del área. En la práctica, el juego tiene un público muy bien definido, que son alumnos de ingeniería o técnicos relacionados a las temáticas de energías, quienes con esto cuentan con una herramienta adicional para aprender de forma lúdica conceptos que deben saber”, explicó Carlos Torres, director de Kipus.

El concepto se basa en un tipo de juego que existe a nivel mundial que sirve para el aprendizaje de diversos vocabularios, como podría ser la enseñanza de idiomas, pero para este caso la idea inicial derivó en el aprendizaje de un lenguaje técnico.

“Un estudiante de ingeniería o técnico eléctrico podrá ir adquiriendo -de forma entretenida- vocabulario de cada parte o elemento constitutivo de un sistema de generación de energía de última generación. Lo que se busca es evitar la utilización de palabras genéricas como la “perilla roja” y que se utilicen los nombres adecuados para cada parte de un sistema”, indicó el ingeniero del proyecto, Diego Aliaga.

Prácticas

El juego se ha implementado con éxito a la fecha en dos lugares: un curso-taller de energías renovables dictado para ingenieros civiles industriales de la propia Universidad y en la especialidad de técnico eléctrico del Liceo de Pelarco, en ambos casos con buenos resultados.

Jhony Vega, director de la especialidad en el Liceo de Pelarco, destacó el uso del juego de mesa como una herramienta de aprendizaje. “Fue muy buena la experiencia, a veces es difícil recordar algunos conceptos y resulta más fácil cuando se ve una imagen y en base a eso recordar el concepto, además tiene varias modalidades de juego lo que hace que sea dinámico y entretenido”, afirmó.

Otro beneficio de acuerdo a Vega es que permite que los estudiantes interactúen y observen el avance de sus pares lo que significa un desafío positivo para cada uno.

Registro

Kipus realizó el registro de derechos de autor en las entidades competentes para su protección, lo que permite un licenciamiento del juego y la posibilidad que liceos, institutos o universidades interesados en él puedan ver la factibilidad de su reproducción, con el permiso de la Universidad.

Este es el segundo juego de mesa que crea el Centro de Sistemas de Ingeniería, el primero de ellos fue “El juego de la energía”, diseñado para estudiantes de enseñanza básica y media, con conceptos elementales relacionados a energías renovables. “La Fundación ProCobre se mostró interesada en reproducir el juego, por lo que se hizo un contrato de licenciamiento con ellos”, explicó Aliaga. ​

Deja un comentario

Deja un comentario