El secretario regional ministerial (seremi) de Educación, Rigoberto Espinoza Gutiérrez y la vicerrectora académica de la Universidad Católica del Maule (UCM), Claudia Concha Saldías, encabezaron en Río Claro el lanzamiento regional del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE).

Junto a un entusiasta grupo de profesores y alumnos del Liceo Agroindustrial de la comuna, Espinoza y Concha, destacaron el aporte que supone el programa al avance académico, especialmente de estudiantes de establecimientos rurales quienes verán multiplicadas sus posibilidades de acceder a las universidades.

Espinoza hizo hincapié en que iniciativas como PACE son avances tangibles del proceso para lograr la igualdad en el acceso a la educación, parte de la Reforma Educacional impulsada por la presidenta Bachelet, ya que los estudiantes de los establecimientos educacionales con PACE recibirán preparación académica, orientación vocacional y una amplia gama de actividades de preparación para la vida en la educación superior.

Agregó que en el programa hay incorporados 29 establecimientos a nivel regional y que se trabaja en conjunto con la Universidad Católica del Maule y la Universidad de Talca, las que aportan programas y asesorías a docentes y alumnos desde tercero medio para apoyar el paso y permanencia de estos últimos en la educación Superior.

“Estamos eligiendo algunos liceos y este plan de apoyo va a seguir más adelante. Es decir vale la pena averiguar dónde y en qué liceo matriculo a mi hijo o hija. Pero después vale la pena averiguar en qué universidad postulo a mis hijos, porque no todas la universidades dan lo mismo, hay universidades que están acreditadas, que tienen prestigio, que no lucran, que tiene democracia interna en su gobierno… y en esas universidades vamos a iniciar la gratuidad en 2016. Es decir, si su hijo es talentoso, si pertenece al 50% más vulnerable y estudia en una de estas universidades, no va a pagar, va a estudiar gratis. Eso es lo que quiere la presidenta Bachelet, ir avanzado en la gratuidad de la educación superior, pero junto con la gratuidad, calidad”, puntualizó Espinoza.

Por su parte, la vicerrectora académica precisó algunos aspectos del programa de ayuda. “(El PACE) está compuesto de dos partes. Una primera parte que tiene que ver con que la universidad, a través de un equipo de académicos del área del Lenguaje y la Matemática apoya a los liceos, a los profesores de terceros y cuartos medios para que ellos mejores sus metodologías de enseñanza-aprendizaje, apoyen a sus estudiantes… y otra línea que tiene que ver con la ambientación de los estudiantes a la vida universitaria. Se trabaja esa línea con sicólogos para que los chicos se adapten a los desafíos de la vida universitaria, y se acompaña durante el primer y segundo año de universidad a estos jóvenes. Uno de los problemas fundamentales que tenemos en este tema es que los jóvenes ingresan a la educación superior pero no logran adaptarse, entonces ahí desertan en el primer año. De cada 10 jóvenes vulnerables, siete desertan en el primer año”, explicó Concha

Finalizó el seremi Espinoza con algunos alcances del programa como que para obtener un cupo garantizado en la educación superior, los estudiantes deberán ubicarse en el 15 por ciento del mejor puntaje ranking, rendir la PSU y haber aprobado satisfactoriamente las actividades del PACE. Para esto, será necesario haber cursado dos años consecutivos del programa, con un 85% de asistencia y haber demostrado un creciente rendimiento en las evaluaciones.

Deja un comentario

Deja un comentario