La artista griega María Karantzi propone un dialogo con la arquitectura del edificio caracol de Talca, en la instalación diseñada especialmente para la galería Centro.

Durante el mes de mayo Galería Centro presenta la instalación Tramoya, de la artista griega María Karantzi, montaje que nos propone un dialogo con la arquitectura del lugar. Se trata de una instalación que cuestiona la racionalidad y funcionalidad de las cosas, evidenciando, de manera lúdica, la artificialidad en la que nos movemos a diario.

Karantzi hará uso de materiales precarios y efímeros para elaborar una site specific en la galería, considerando sus características contextuales, es decir, las condiciones arquitectónicas y funcionales del edificio caracol, donde se encuentra ubicada la galería Centro. La instalación podrá ser apreciada desde el interior de la galería y también desde su exterior, a través de la vitrina, reforzando la idea de centro comercial, y desafiando al espectador a interactuar con la relación forma/estructura y adentro/fuera, desde una perspectiva lúdica y absoluta.
A menudo, el trabajo de María Karantzi interactúa con su entorno, transformándolo en un sitio consciente y sensible en vez de un sitio específico. Su obra se refiere a sí misma; evita hacer comentarios o referencias externas. Cada obra de la artista es un mecanismo cerrado eficiente y una visualización abstracta de cómo los sistemas de lógica funcionan. Con este fin utiliza objetos y materiales provenientes de ámbitos no artísticos, y que al desmontar su cotidianeidad y ser descontextualizados en un espacio de arte, se vuelven irónicos.
La obra de Karantzi se ha caracterizado por centrar su atención en aspectos técnicos simples y de menor importancia que son, según ella, un primer paso en la búsqueda de la felicidad. Ella cree que el esfuerzo y la voluntad son suficientes para llegar a donde se desee y, en caso que éstos sean insuficientes para triunfar, se propone disfrutar de los aspectos prácticos y posponer toda intención solemne.

Deja un comentario

Deja un comentario