El director general (TP) de DICREP, Luis Acevedo, expresó que “estamos orgullosos de ser hoy uno de los servicios públicos más antiguos del país y lo importante es que, pese al paso de los años, nuestra institución sigue más vigente que nunca”.
La autoridad enfatizó que “nuestra tradición e historia nos motiva a seguir trabajando para que ‘La Tía Rica’ continué apoyando por muchos años más a todos los chilenos y chilenas. Y para ello estamos ejecutando una serie de proyectos que nos permitirán llegar con nuestro préstamo social a muchas más personas. Y por otro lado también estamos potenciando nuestra área de remates fiscales y judiciales”.
En Talca, los funcionarios festejarán este hito con un evento de camaradería en Parrilladas la Buena Carne. El administrador de la Unidad de Crédito, Talca, manifestó que hoy cerca de 5.000 personas acuden mensualmente a la sucursal regional de DICREP, “y todos quienes lo hacen tienen el respaldo y la seguridad de ser atendidos por un servicio público que depende del Ministerio del Trabajo y Previsión Social y que en nuestra ciudad tiene XXX años de existencia”.
De la Caja de Crédito Popular a DICREP
Corría 1920 cuando el diputado de la época, Francisco Huneeus Gana, por fin pudo ver concretado su sueño de crear un organismo que permitiera a las personas no ser víctimas del abuso y la usura, que en esos años caracterizaban a las casas de empeño privadas.
Así nació la Caja de Crédito Popular y desde el inicio su preocupación fue ayudar con un crédito social simple, oportuno, transparente y cercano a las familias que no tenían más alternativa de financiamiento.
Entre los años 30 y 40 la gente que acudía a la Caja, avergonzada por tener que empeñar, comentaba a sus amistades o familiares que la plata, que de un día para otro tenía en sus manos, se la había dado un pariente millonario y dicho familiar generalmente era una tía, una tía rica. Y desde ahí comenzó a conocerse a esta institución con el nombre en clave de “Tía Rica”.

En 1935 se dispuso por Ley el monopolio del Estado para ejercer la actividad prendaria y en 1949 pasó a llamarse Dirección General del Crédito Prendario.
Además del crédito pignoraticio, el organismo tiene la misión de subastar todos los bienes dados de baja por los servicios del Estado y con la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Penal, apoya a la justicia con la enajenación y el remate de todo lo que se incaute por infracción a la Ley 20.000, principalmente vehículos.
Hoy “La Tía Rica” ayuda con su préstamo a cerca de 200 mil familias de todo el país, que usan principalmente el dinero que se les entrega para pagar servicios básicos y deudas comerciales, además de costear gastos médicos y adquirir alimentación.
Pese a tener 94 años de vida, DICREP está plenamente inserta en el mundo digital. Además de tener una web institucional, www.dicrep.cl, participa activamente en las redes sociales, con sus cuentas en facebook/DICREP y en Twitter, @LaTiaRica.

Deja un comentario

Deja un comentario