Es bien sabido que en el ámbito deportivo, nuestro país destina la atención y los recursos más al fútbol que a otros deporte. Sin embargo, sería un despropósito desconocer los grandes resultados que hoy está teniendo el seleccionado chileno. No sólo ha clasificado a octavos de final, si no también ha conseguido resultados históricos.

Al parecer esta “Roja” entra a la cancha y juega sin ningún temor contra sus rivales. Se acabaron aquellos tiempos en los que se iba a buscar el empate, a “cuidar” el resultado o sencillamente cuando nos “aplastaban” deportivamente. El mensaje que entrega actualmente la selección, es que se va a pelear de la misma manera sea contra un ex campeón mundial o una selección menos poderosa, pero además jugando bien. Es por esto, que no son desatinadas las comparaciones que algunos hacen de esta selección con Marcelo Ríos, siendo N°1 del mundo, Nicolás Massú, colgándose dos medallas de oro, Tomás González, alcanzando los primeros puestos en Londres 2012, al igual que el atleta Cristián Valenzuela, y tantos otros buenos resultados en competencias internacionales. Si bien aún no se ha ganado nada, sólo pasar de ronda, hay algo importante que desde el proceso de Bielsa parece quedar enraizado en los futbolistas. Esto es, el trabajo metódico, bien planificado y con convicción.
Sin duda, el rendimiento que hoy vemos es una prolongación del trabajo que comenzó Marcelo Bielsa. Sistemas y estilos de entrenamiento, parece ser similares entre el “Loco” y Jorge Sampaoli. Por lo mismo, podría ser una de las explicaciones del buen rendimiento que hoy está teniendo Chile. Pero, ¿basta con un estilo agresivo? ¿Sólo un buen técnico provocará grandes resultados? Probablemente no, es necesario que los deportistas se adhieran al trabajo del técnico, crean en él, entrenen de forma consciente y se preparen de forma integral. Es una cohesión de factores técnicos, tácticos, físicos y psicológicos, los que provocarán el éxito deportivo.
Pero mientras, el equipo dirigido por Sampaoli, sigue demostrando que es una selección fuerte. Su idea de juego ha sido captada correctamente –al igual que con Bielsa- por los seleccionados y aunque hay jugadores que están en ubicados en una posición distinta a la que tienen en sus respectivos equipos, de todas formas han funcionado de manera eficaz. Son conscientes que deben entregar el máximo esfuerzo no por un objetivo personal, si no por su equipo, por Chile.
Esperemos siga avanzando, creciendo en rendimiento y producto de eso, obtenga mejores resultados. Pero si no es así, ya ha quedado demostrado que con dedicación, trabajo y esfuerzo, es posible conseguir un buen rendimiento. Que los resultados de este mundial sea un precedente para las próximas competiciones y generaciones de deportistas, de forma que dejemos de mirar con idolatría a otros países y demostremos que en cancha somos 11 vs 11 o smash contra smash. Recordar que, tal como dice Gallwey “no es el adversario externo el que nos derrota, sino nuestras propias dudas, nuestro propio miedo y nuestra falta de concentración”.

Pedro Valenzuela
Profesor Educación Física
Máster Psicología de la Actividad Física y del Deporte

Deja un comentario

Deja un comentario