“Sin salud mental no hay salud”, es la premisa que sostienen especialistas del Centro de Psicología Aplicada (CEPA) de la Universidad de Talca, quienes precisan que este estado de bienestar va mucho más allá de la ausencia de trastornos mentales en una persona y es por esto que hacen un llamado a las autoridades para invertir en políticas públicas y programas relacionados con esta temática.

La directora del CEPA y académica de la UTalca, Soledad Schott, expresa que “cada vez se hace más necesario contar con servicios efectivos, profesionales más especializados y atención que evite la discapacidad crónica y la mortalidad prematura, ya que se estima que la pérdida económica mundial bordea un billón de dólares anuales por motivos de salud mental”.

La inversión que debería realizar el Estado –de acuerdo a la especialista- redundará en “individuos y comunidades con mayor capacidad para afrontar el estrés y conflictos que son parte de la vida diaria, y como resultado, llegaremos a disfrutar de una vida más sana y rica, con dignidad, y con sociedades más felices y productivas”.

Campaña

Pero, qué es la salud mental y cómo podemos mejorarla hoy. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como un “estado de bienestar por medio del cual los individuos reconocen cuáles son sus habilidades y competencias, y son capaces de sobrellevar el estrés normal de la vida cotidiana, trabajar de forma productiva y fructífera y contribuir a sus comunidades”.

Basados en este concepto y en las necesidades que se observan en la comunidad, el Centro de Psicología Aplicada de la Universidad de Talca, además de hacer este llamado a la inversión en el área en concordancia con lo expresado por la OMS, inició una campaña llamada #LaSaludMentalImporta, que se enmarca además en el Mes de la Salud Mental, y que tiene como finalidad relevar, alfabetizar y socializar la importancia de dicha temática.

Para ello, los especialistas realizaron cápsulas y otras piezas gráficas con contenidos que apuntan al bienestar psicológico y que estarán disponibles en las redes sociales tanto de la universidad como de la Facultad de Psicología de la UTalca y del propio centro. “Invitamos a la comunidad a verlas y compartirlas con sus comunidades”, puntualiza Schott. 

Recomendaciones

En las piezas preparadas para la campaña, especialistas entregan tips y datos que aportan al bienestar psicológico, más aun considerando que este año ha sido complejo debido a la situación de confinamiento social al que nos hemos visto expuestos como sociedad.

En este sentido, Alfredo Pinelda, estudiante en práctica del CEPA, entrega algunas recomendaciones con respecto a la forma de respirar, que permite el relajamiento en momentos de tensión. “Hay técnicas que pueden ayudar a disminuir reacciones de estrés, una de ellas es la respiración diafragmática, que consiste en  cambiar el patrón de respiración centrada en la parte alta del tórax, que es muy propia de este estado de tensión, hacia el abdomen, lo que produce un efecto de relajación”, señala el psicólogo, quien agrega que la idea es que la persona se siente o tienda en una cama y coloque sus manos sobre el abdomen, al inhalar las manos son empujadas por el aire que ingresa, para luego volver a su posición original al exhalar.

“Esto se debe hacer de forma pausada y prestando atención en la sensación interna que produce, la idea es que se practique una inhalación por tres segundos, sosteniendo esa respiración un segundo y exhalando en cinco tiempos, lo que se debe efectuar en varias repeticiones para luego volver al ritmo normal”, explica Pinelda.

Otro método que ayuda a disminuir el estrés, según el psicólogo del CEPA, es uno denominado “5-4-3-2-1”, que nos ayuda a centrarnos en el momento presente, dando descanso al cuerpo. En este caso se debe poner la atención también en la respiración y en el cuerpo: “Hay concentrarse en los cinco sentidos y en el entorno que nos rodea, intentando identificar 5 cosas que puedas observar, 4 cosas que pueda sentir, 3 cosas que pueda escuchar, 2 que puedas oler y 1 que puedas saborear, con esto se logra que la persona se conecte consigo misma y poner una pausa por un momento a un gran flujo de pensamientos e ideas que nos acompañan durante todo el día”.

“Implementando estas técnicas en la rutina de una persona se puede lograr un estado de mayor calma y bienestar”, finaliza.

CEPA

Cabe señalar que el CEPA lleva 15 años en la Región del Maule, promoviendo el bienestar psicológico de la población y trabajando en la generación de tecnologías, herramientas y servicios en pos de la salud mental de las personas. Desde marzo a la fecha han realizado más de mil intervenciones preventivas, logrando dar un acceso oportuno de atención a las personas con profesionales altamente capacitados, e incorporando protocolos de telemedicina y telepsicología para una atención resguardada de los pacientes.  Junto con esto, generaron espacios denominados grupos de contención emocional, en el que participaron alrededor  de 120 personas de diversas organizaciones.

En materia laboral, durante este año el Centro ha efectuado 190 peritajes y alrededor de 1.500 atenciones a pacientes que presentaron denuncias por enfermedad profesional de salud mental o han sufrido accidentes del trabajo, además de realizar asesorías a 19 centros de trabajo en la Región del Maule en aspectos relacionados con prevención e intervención de riesgos psicosociales en el trabajo, con el fin de propiciar ambientes laborales saludables.

“El cuidado de la salud mental abarca todas las esferas del desarrollo de las personas, y por ello generar culturas organizacionales con énfasis en la participación y el respeto mutuo, potenciando los recursos de trabajadoras y trabajadores permite mitigar condiciones que podrían afectar la salud mental en los lugares de trabajo”,  precisa María del Pilar García, coordinadora unidad Psicosocial del CEPA.

Deja un comentario

Deja un comentario