La Comisión de Medio Ambiente (CMA) de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) declara a la opinión pública lo siguiente respecto al incendio del relleno sanitario Santa Marta:

1.- Lamentamos profundamente este deplorable y grave accidente ocurrido en el relleno sanitario Santa Marta en la comuna de Talagante. Es un siniestro que afecta no sólo a la propia comuna sino a toda la Región Metropolitana por la expansión de la nube tóxica.

2.- Nos solidarizamos con las Municipalidades de Talagante y comunas PRÓXIMAS AL RELLENO SANITARIO, así como con la ciudadanía que se ha visto afectada por este desastre; asimismo, respaldamos las acciones legales de presentación de recursos de protección y querellas presentadas por los Alcaldes de Talagante y San Bernardo y por los vecinos ALEDAÑOS AL RELLENO SANITARIO (de Talagante), respectivamente.

3.- Este desastre debe llamar la atención a los actores responsables de los procesos de tratamiento de los residuos sólidos y a los gestores del medio ambiente, a la imperiosa necesidad hoy más que nunca y de modo urgente, de promover y generar nuevas vías sustentables de convertir los residuos sólidos en nuevos recursos, como materia prima para procesos de generación de energía, UTILIZANDO NUEVAS TECNOLOGÍAS como las plantas de gasificación, biogás o digestión anaeróbica, entre otras formas modernas y comprobadamente sustentables, eficaces y rentables de tratamiento de los residuos. En este sentido, debemos compartir la experiencia que algunas Municipalidades de la AChM vienen desarrollando y, sobre todo, escuchar a la ciudadanía que de modo creciente se opone a la existencia de rellenos sanitarios cerca de sus hábitats.

4.- Para el caso específico del impacto en la salud de este desastre, compartimos las sugerencias de los expertos en salud que recomiendan decretar Alerta Sanitaria en las comunas involucradas directamente con el impacto de la nube tóxica. Además, proponemos la necesidad imperiosa, como responsabilidad del Estado de Chile, de ejecutar desde hoy hasta por lo menos cinco años más, de un monitoreo permanente, riguroso y gratuito de salud a la población directamente afectada por las emanaciones de este siniestro.

5.- Finalmente, este siniestro comprueba, además, la imperiosa necesidad de generar políticas públicas que aporten a la mitigación y adaptación del cambio climático, políticas amigables con el medio ambiente y la salud de la población. En este sentido, resulta crucial considerar que la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático de la ONU o COP 21, realizada en diciembre 2015 en París, reafirma la vigencia y urgencia para acceder al Fondo Verde del Clima, a fin de incentivar la mitigación de gases de efecto invernadero mediante el “Acceso y generación de energía” y a la adaptación de nuestros territorios mediante la protección de la “Calidad de vida de las comunidades”.

Deja un comentario

Deja un comentario