Este domingo se conocerán los resultados de la PSU y muchos aún no definen qué estudiarán o se sienten inseguros respecto al camino que tomarán. Al respecto, en el programa Vincularse, que la Universidad de Talca desarrolla con un conjunto de establecimientos de enseñanza media de la región, tienen claro que este es un tema al que es necesario hincarle el diente, a tal punto que consideran la conveniencia de desarrollar toda una línea de acción en los colegios para orientar bien a los jóvenes.

Orietta Dennett, encargada de Vincularse, fundamentó esta observación en la existencia de múltiples aspectos que se requiere atender, porque no basta con la nota, con el rendimiento académico, para inclinarse por una u otra carrera. “Hay que mirar muchas otras cosas como el perfil de egreso, la personalidad del postulante, la capacidad económica, la posibilidad de traslado de ciudad”, recalcó.

Contrariamente a lo que muchos creen, el futuro no está claro ni asegurado por el hecho de entrar a estudiar. Dennett dijo al respecto que los jóvenes deben pensar en el momento en que ya egresados, saldrán a trabajar y se encontrarán con situaciones que muchas veces están lejos de ser ideales. “Lo primero que les digo es que se imaginen en 50 años, jubilando de lo que quieren ser y entonces les empieza a cambiar el paradigma, porque tienen que reflexionar sobre el tema económico, en la cantidad de dinero que tienen que invertir para sacar su carrera y el retorno que podrán obtener”, observó.

Y agregó que en ese punto hay que considerar el sistema de becas y de créditos, “tienen que pensar que si tienen un crédito Corfo estarán pagando el equivalente al 10% de su sueldo durante 15 o 20 años, y si el sueldo es bajo, tienen que olvidarse del auto, de la casa. Todos son temas que los jóvenes no conocen cuando recién están saliendo del colegio”.

GRATUIDAD
El coordinador de educación superior de la Secretaría Regional Ministerial de Educación, Guido Sarabia, es de la idea que hay que pensar bien los pasos a seguir, examinando las opciones más convenientes dependiendo de si el estudiante egresa de un establecimiento técnico profesional o uno científico humanista.
Respecto al primer caso, precisó que hay dos caminos: quedarse con el título que otorga el liceo o colegio o postular a alguna de las vertientes de la educación superior: universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica (CFT). Una novedad en relación a estos últimos, será en pocos años, la apertura del primer CFT estatal de la Región del Maule.
Tanto para quienes egresan de la enseñanza media técnico profesional como de la enseñanza científico -humanista, Sarabia sostuvo que es válido el mismo consejo: “Primero, conocer y tomar en cuenta sus propias competencias, habilidades y aspiraciones para enfrentar con éxito los desafíos académicos”.

“Alguien que tiene dificultades con matemáticas, si aspira a una carrera de ingeniería, puede verse en problemas. Por lo tanto, lo primero es conocerse y luego es recomendable mirar las posibilidades del mundo laboral y ver si la carrera que quiere seguir está acreditada, además de buscar las universidades que como institución también estén acreditadas”, remarcó.

CALIDAD DOCENTE
Para el académico del Programa de Formación Fundamental de la Universidad de Talca, Claudio Oyarzún, el presupuesto y posibilidades de obtención de becas y otros beneficios también constituye un aspecto importante que las familias deben considerar. Comentó que “la elección será sometida a las aptitudes que tiene el postulante, puesto que éstas tienen relación directa con el desarrollo logrado en las etapas educacionales anteriores”. Lo mejor, según él, es sopesar todos los factores —que hasta ahora son iguales para los CFT, institutos profesionales y universidades— y buscar un equilibrio entre ellos.

El director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educacional (IIDE) de la UTALCA, Sebastián Donoso, evidenció algunas convergencias con análisis anteriores, particularmente con la idea de considerar diversos factores a la hora de tomar decisiones respecto a la educación superior. De partida, aseguró que “estudiar cualquier carrera universitaria no da lo mismo, si uno piensa únicamente desde el punto de vista del retorno socioeconómico”.

Aseveró que hay algunas carreras que, desde el punto de vista financiero, son una mala inversión, porque la familia gasta más plata de la que recibirá, en un tiempo razonable, su hijo o hija ya titulados.
Más complejo aún es el panorama, cuando queda en evidencia que esa situación varía dependiendo de la universidad y en ese sentido, indicó que un elemento para que los estudiantes y sus familias tengan en cuenta es la acreditación. “Son importantes a la hora de decidir dónde estudiar. No da lo mismo cualquier parte. En la medida que haya más años de acreditación de una universidad y más años de acreditación de la carrera elegida, eso da garantías de que se está ante una opción más seria. Y no hay que aceptar explicaciones que justifiquen una acreditación muy baja o inexistente”, concluyó.

PSU Y EXPECTATIVAS
Una de los escenarios que deben considerar los jóvenes que rinden la PSU es que el puntaje obtenido no sea el esperado y, por lo tanto, se frustren sus expectativas respecto a la carrera que quieren estudiar y la institución en la que deseen hacerlo.

La especialista en psicología educacional y académica de la Universidad de Talca, Carolina Iturra, dijo que es parte del proceso que algunos estudiantes se enfrenten a esa situación. “Es importante en primer lugar, no desalentarse. Si bien puede ser frustrante, hoy existen muchas alternativas para iniciar la construcción de un proyecto de vida”, sostuvo.
Para quienes vivan esta experiencia, la profesora recomendó evaluar la posibilidad de seguir carreras técnicas de algunos semestres de duración. “Puede ser el inicio de una proyección personal y la construcción profesional por etapas”, acotó.

Lo anterior, agregó, porque existe la posibilidad de continuar estudios “y muchas de las carreras técnicas, además de entregar herramientas para una empleabilidad más rápida, permiten consolidar ciertas actitudes necesarias para enfrentar la adultez, como la responsabilidad, el proponerse metas”.

REPETIR PREUNIVERSITARIO
Otra alternativa que aconsejó fue optar por un preuniversitario y prepararse para el año siguiente. En este caso, recomendó tomar un horario que permita mantener las rutinas y ser constante en el estudio.
“Hay un porcentaje de jóvenes que deberá trabajar pero que también puede preparase para la PSU del próximo año, ya sea en un vespertino o utilizando los cursos diseñados en internet”, comentó.
Al mismo tiempo, recalcó que en el mundo actual es cada vez es más necesario tener estudios superiores, ya sea técnico, técnico de nivel superior o profesional.

“Quienes no hayan alcanzado el puntaje necesario para ingresar a la Universidad, deben considerar continuar con las rutinas, mejorar las competencias de ingreso como los hábitos de estudio, la lectura y tratar de trabajar en la perseverancia o constancia, una capacidad importante para enfrentar la vida universitaria y el mundo adulto”, subrayó.

Deja un comentario

Deja un comentario