Durante 48 años el sacerdote jesuita Renato Poblete cometió abusos sexuales, de poder y de conciencia, según el informe entregado ayer por la Compañía de Jesús, después de seis meses de investigación canónica previa, abierta tras la denuncia de la teóloga Marcela Aranda.

Pero a su caso se sumaron 21 nuevas denuncias, todas de mujeres. De ellas, 16 eran mayores de edad, y cuatro corresponden a menores. Los hechos se registraron, según el informe, desde 1960 a 2008.

En ese periodo de casi cinco décadas, la indagatoria estableció que sostuvo seis relaciones estables, donde en al menos cinco se registraron elementos abusivos. No hay antecedentes de hijos producto de esas relaciones.

Sobre las denuncias de Marcela Aranda se consideraron todos los hechos plausibles, y se logró corroborar los abusos. Se estableció que en al menos uno de los tres abortos forzados que acusa se puede comprobar intervención de Poblete.

Según el provincial de los jesuitas, Cristián del Campo, es un informe contundente que da cuenta de un abuso sistemático, amparado en una doble vida, basada en su imagen pública de persona de bien. Facilitaron los abusos las redes y el acceso sin control al dinero, aspecto donde los jesuitas hicieron un mea culpa.

“Tuvo un acceso a dineros que no fue debidamente controlado y supervisado por la Compañía de Jesús”, admitió.

Sin embargo, el informe no logró comprobar la existencia de encubrimiento, en los términos legales de esta figura delictual, pero reconoció que hubo sacerdotes que conocieron antecedentes a través de rumores, como el caso del exprovincial Juan Ochagavía, quien reconoció haberse reunido con Aranda.

En este caso, la investigación da cuenta de “negligencia, en cuanto al seguimiento de la información y al cuidado de la víctima”, pero no de encubrimiento, lo que fue duramente cuestionado por las víctimas de otros jesuitas.

Con todo, la Compañía de Jesús ofreció perdón, algo que según Del Campo, no obliga a las víctimas a perdonar. Pretenden avanzar en reparación, pero no sólo económica, sino también simbólicas. Están dispuestos a financiar tratamientos psicológicos.

Cristian del Campo reconoció que hubo arrogancia en reconocer estos casos. “Así como apoyamos la decisión del Gobierno de cambiar la estatua y cambiar el nombre del parque Renato Poblete (ahora Parque de la Familia), vamos a considerar otras medidas que puedan dar cuenta de lo que ha encontrado esta investigación”, consigna Biobio Chile.

En sus redes sociales, Marcela Aranda valoró el informe y dijo haber quedado satisfecha con el trabajo del abogado Waldo Bown. De paso, agradeció a Cristián del Campo por decidir realizar esta indagatoria de manera independiente.

“El proceso de reparación es largo y muy difícil. Pero la entrega de este informe y el pronunciamiento claro de la Compañía de Jesús, ciertamente son un paso importante, que valoro mucho y que me está ayudando grandemente en este doloroso proceso de recuperación”, escribió.

En lo legal, el abogado de Marcela Aranda, Juan Pablo Hermosilla, confirmó que está abierta una investigación penal de estos hechos, en la que ya declaró su representada. La causa estaría abierta desde abril.

Eso sí, según Hermosilla, Aranda le pidió no realizar acciones legales en contra de la Congregación Jesuita, “porque ellos han reconocido su responsabilidad en esto. Han hecho una investigación muy buena, muy rápida. E incluso ya están abiertos al tema de la reparación”, explicó.

Recordemos que Renato Poblete falleció en 2010 a los 85 años.

Denunciantes reprochan negación de encubrimiento

Eso sí, el vocero de los denunciantes de jesuitas, Daniel Palacios, cuestionó que no se reconozca el encubrimiento. “No puede ser que nadie supiera de estas situaciones de abuso. Que la compañía diga que no hay encubrimiento, es algo que hay que dejarle a la justicia ordinaria”, remarcó.

Pese a ello, otro de los denunciantes de jesuitas y vocero de la Red de Sobrevivientes, Helmut Kramer, subrayó que este informe muestra cómo era realmente Renato Poblete.

“Se abre el primer paso, que es establecer una verdad. Hoy nadie puede decir que Poblete fue un santo en vida. Que dedicó su vida a los más pobres. Dedicó su vida a destrozar otras vidas. A abusar. A violar. A hacer que una mujer abortara. Y esa verdad hoy es innegable”, apuntó.

Con todo, según la congregación, los antecedentes serán entregados a la justicia y se respetará la reserva de los nombres de las demás denunciantes. Aunque, de todos modos, instaron a las víctimas a denunciar ante la Fiscalía.

Deja un comentario

Deja un comentario