Instituto de Salud Pública (ISP) dio a conocer un estudio, junto a los datos de la consultora IQVIA, que detectó el aumento en el consumo de cinco  antibióticos desde octubre del año 2014 a septiembre del año 2019.

La investigación cuenta con los volúmenes de venta por caja de las tres grandes cadenas de farmacias y siete distribuidores farmacéuticos nacionales que dan cuenta de la venta indirecta de las farmacias privadas.

El estudio incluye en los datos todas las formas farmacéuticas presentes en el mercado privado farmacéutico, donde los siguientes principios activos fueron los más vendidos: Amoxicilina, Ciprofloxacino, Azitromicina, Cefadroxilo y Amoxicilina + ácido Clavulánico.

Desde el organismo destacaron que cada uno de estos principios activos deben cumplir con Bioequivalencia, por lo tanto, son medicamentos que están disponibles en el mercado en sus formas orales sólidas y a un precio más bajo, consigna 24Horas.

tabla.jpg

Resistencia a los antimicrobianos

La entidad advirtió que el uso no responsable de estos medicamentos ha generado que algunos tratamientos habituales se vuelven ineficaces.

La resistencia a los antimicrobianos es la capacidad que tienen los microorganismos de impedir que los antibióticos actúen contra ellos. En consecuencia, algunos tratamientos habituales se vuelven ineficaces, las infecciones persisten y pueden transmitirse a otras personas. A lo anterior, se suma el uso no responsable de los medicamentos considerando la automedicación como otra arista grave, que no ayuda a erradicar de manera exitosa las enfermedades.

En general los agentes infecciosos más resistentes son aquellos responsables de las infecciones en hospitales y centros asistenciales, produciendo las llamadas infecciones asociadas a la atención en salud. Entre estos, destacan las bacterias multirresistentes: Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa y además varias enterobacterias, como la Klebsiella pneumoniae y la Echerichia coli, las que pueden provocar infecciones graves y a menudo letales, como infecciones del torrente sanguíneo y neumonías.

Estos cuadros prolongan la estadía de los pacientes en los centros asistenciales, generando mayores costos en salud. Lamentablemente, estas bacterias han adquirido progresivamente resistencia a un elevado número de antibióticos, agotando las alternativas terapéuticas, lo que ha generado un grave problema de salud pública y una alerta mundial.

Deja un comentario

Deja un comentario