Una investigación que busca dilucidar qué provoca las aftas y cómo mejorarlas está realizando un equipo de académicos de la Facultad de Ciencias de la Salud, encabezado por el profesor César Rivera, dependiente del Departamento de Ciencias Básicas Biomédicas.

Con dos fondos (Fondecyt Iniciación y Red Estatal de Odontología) estudiará durante un año y medio a pacientes que presentan este problema y a quienes nunca lo han padecido, para poder establecer diferencias entre ambos grupos. “Además estamos postulando a un fondo de colaboración internacional entre Conicyt Chile y la Fapes de Brasil (Fundación de Apoyo a la Investigación en el Área de la Salud)”, precisó el académico.

“Las aftas es la enfermedad más común de la mucosa oral. Pese a que es la más frecuente no se conoce la causa ni cómo prevenirlas. Por eso, nuestro objetivo es entender por qué se producen y buscar cómo evitar que se produzcan estas lesiones. Son úlceras, heridas dentro de la boca que se mantienen entre una a dos semanas, y a diferencia de la caries o de la enfermedad periodontal, no basta con lavarse los dientes para evitarlas. Hay mucho por hacer”, dijo el investigador.

Rivera agregó que han observado que hay personas que presentan estas lesiones de manera recurrente. “Hemos visto paciente que siempre tienen aftas. Lo primero es ver si tiene un problema sistémico, como anemia o enfermedad de Crohn, que provocan ulceraciones, pero no aftas. Las aftas no tienen causa conocida”, reiteró el profesional.

Estas lesiones son dolorosas y se presentan en diferente tamaño, las más grandes son más molestas, y se vuelven blancas con el correr de los días, “porque empieza a aparecer la fibrina, que es una proteína que protege la mucosa. El primer día no es blanca, es roja, algo sangrante, pero al tercero o cuarto día ya se ven blancas. Entonces, lo que hacemos es estudiar al paciente desde que aparece el afta los primeros días, luego los invitamos a una segunda observación cuando ya no está la lesión, y una tercera vez, cuando reaparece, porque generalmente es recurrente”, explicó Rivera.

El trabajo consiste en obtener muestras de saliva de los pacientes con esta enfermedad para estudiar componentes o presencia de factores comunes. “Hay medicamentos (para tratar el afta), pero la información en torno a ellos es poco fiable y además se usan con corticoides, que es un elemento muy general. Nos gustaría llegar a un tratamiento específico”, aseveró el académico utalino.

La investigación comenzó en marzo y ya tiene sobre 20 paciente con aftas y otro número similar de pacientes que nunca han presentado estas lesiones.

El llamado es a quienes presenten este tipo de lesiones a presentarse como voluntario para el estudio. “Nos hemos sorprendido porque ha llegado mucha gente de dentro de la Universidad, personas que atienden pacientes y muchos estudiantes. Cada paciente con afta tiene una historia distinta y justamente ese es el problema, no hay una causa reconocida. Nosotros creemos que los pacientes con aftas tienen algo en común, pero tenemos que descubrirlo”., dijo el investigador.

Deja un comentario

Deja un comentario