Pese a que ya varias comunas han dejado el confinamiento obligatorio, las personas han tenido que continuar adaptándose a la normalidad utilizando escudos faciales y mascarillas, algo que obviamente es una mezcla clave para bajar la cantidad de contagios por coronavirus.

De hecho, Chile tiene casi 16.000 casos de pacientes activos y más de 11.000 personas fallecidas, mientras que avanza en el desconfinamiento progresivo que lleva a cabo el Gobierno.

Para continuar en la línea de la precaución, un grupo de chilenos creó escudos faciales con la opción antiempañante, que funciona con un aislamiento que cubre de manera completa ojos, nariz y boca sin provocar el desagradable efecto de falta de visión. 

«Sabemos que vienen meses donde debemos seguir cuidándonos, por lo tanto este tipo de alternativas se hacen necesarias e indispensables de complementar con una buena mascarilla», asegura Andrea Arteaga, gerente de marketing de Empresa DVP, consigna Cooperativa.

El protector facial, cuenta con un aditivo llamado Antifog, el cual permite que no se empañe en ningún momento. Además, los protectores faciales tienen la virtud que se pueden reutilizar desinfectando el plástico protector, ya sea con algún tipo de líquido alcohólico o con agua y jabón.

«Los más beneficiados son las personas que viajan en transporte público, las que tienen un contacto directo con compañeros de trabajo, las que van a realizar consultas en los centros médicos, a trabajar en laboratorios, el protector facial en conjunto con la mascarilla refuerza y hace una barrera física para prevenir el contagio» concluyó Artega.

Deja un comentario

Deja un comentario