Una intensa fiscalización fue la que realizaron funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) a una empresa almacenadora de maíz de la provincia de Linares, actividad en la que también participó el SEREMI de Agricultura, Jorge Céspedes, como parte de la nueva Ley N° 20.656 de muestra y contramuestra que regula las transacciones de productos agropecuarios.
La finalidad de esta visita a la empresa COPEVAL en San Javier estuvo dada por verificar en terreno el cumplimiento de esta nueva normativa por parte de las empresas del rubro del maíz; ello con el fin de transparentar los procedimientos de toma y análisis de las muestras de productos agropecuarios, cuando el precio de ellos esté subordinado a características determinadas por el comprador.
Esta nueva ley otorga facultades al SAG para fiscalizar que tanto agricultores como compradores, agroindustrias y laboratorios, entre otros, cumplan con la normativa.
En este marco, la fiscalización del SAG estuvo abocada principalmente a revisar que lo señalado en la normativa sea lo que efectivamente se debe ejecutar parte del agroindustrial, es decir, desde el conocimiento por parte del agricultor de las condiciones comerciales ofrecidas por el agroindustrial, pasando por la medición de la masa o volumen de lo transado, báscula de pesaje las cuales deben estar debidamente calibradas y certificadas, la toma de muestras y contramuestra ajustadas a lo señalado en Reglamento especial del producto, el análisis de la muestras de acuerdo a secuencia establecida y características del producto y entrega de resultados, entre otros.
En este sentido, el SEREMI de Agricultura, Jorge Céspedes señaló que “en esta visita hemos podido revisar el proceso completo desde el ingreso del maíz hasta la toma de muestra y contramuestra que se realizan en el laboratorio y efectivamente podemos decir que en este caso el cumplimiento es como se estipula en el reglamento, lo que a nosotros como Ministerio, y al SAG como organismo fiscalizador, nos deja bastante tranquilos”, indicó.
En relación a cómo esta nueva normativa afecta el precio de compra y venta de productos agropecuarios, el SEREMI indicó que “este reglamento lo que busca es justamente transparentar el proceso desde, por ejemplo, que los productores puedan acceder a un precio en pizarra hasta las formas de pago, incluido lo relacionado con la toma de la muestra y la contramuestra; por ello, lo que se busca es dejar tanto a los poderes compradores como a los productores tranquilos”.
Por su parte, el director regional del SAG, Nicanor Cuevas, destacó la importancia de esta normativa en lo relativo a la posibilidad de contar con una contramuestra, situación que anteriormente no existía, al respecto indicó que “la contramuestra entrega garantía a los productores en caso de disconformidad de los resultados de laboratorios de las empresas compradoras ya que permite poder analizar nuevamente el lote, y eso le da transparencia al proceso”, señaló.

Deja un comentario

Deja un comentario