grasa-localizada

“La pérdida de peso ideal es entre medio a un kilo semanal, sólo así se consigue reducir el porcentaje de grasa corporal. Si bajamos más, lo más probable, es que quememos músculo y perdamos líquido corporal, cuya consecuencia es la flacidez”, explica Rodrigo Muñoz, personal trainer de Olympic Gym de Las Condes.

El profesional dice que la clave para mantener un peso adecuado es equilibrar la calidad y cantidad de los alimentos y hacer ejercicios. Una buena dieta –agrega– debe incluir hábitos saludables de vida y necesita tener los tres macronutrientes: proteínas como las carnes magras, pescados, huevos y lentejas; carbohidratos de bajo índice glicémico como la avena, el arroz y los fideos integrales; y grasas saludables como el aceite de oliva y los frutos secos.

Además, es vital sumar las vitaminas y minerales presente en frutas y verduras.
“La clave del éxito es no rendirse, generalmente los logros demoran un poco y se ven después del primer mes. Una vez que el cuerpo se reeduca, aparecerán los resultados”, resalta Rodrigo y nos entrega estos interesantes tips.

1. Organizar lo que se comerá en la semana y programar el entrenamiento que complementará nuestra dieta. Una parte fundamental es tener una buena rutina de ejercicios, ya que es posible perder grasa sin deporte pero no por mucho tiempo ni a la velocidad deseada. Combinar ejercicios de pesas con aeróbicos optimizará y acelerará la pérdida de grasa.

2. Comer menos calorías de las que el cuerpo necesita. Provocar un déficit calórico controlado hará que el cuerpo utilice la grasa de reserva para compensar esa diferencia.

3. Comer balanceadamente al menos 6 veces al día en porciones pequeñas, eso hará que el metabolismo se acelere, ya que cuando el cuerpo pasa mucho tiempo sin recibir alimentos (más de 3 horas) entra en un estado de alerta y empieza a acumular grasa de reserva pensando que se quedará sin energía para funcionar. Al comer varias veces al día, el organismo sabrá que no necesita acumular grasa, ya que siempre estará recibiendo energía.

4. Consumir, como mínimo, un gramo de proteína por cada kilo de peso, ya que es el macronutriente que tiene el mayor efecto termogénico (cantidad de calor que el cuerpo genera para digerir los alimentos que consume, acelerando el metabolismo durante el período de digestión). Además, es esencial para mantener y aumentar el tejido muscular.

5. Consumir carbohidratos de digestión lenta como cereales integrales o avena. Esto hará que los niveles de insulina sean estables para promover la pérdida de grasa y provocará sensación de saciedad por más tiempo.

6. Evitar carbohidratos por la noche (incluso las frutas), ya que a esta hora la digestión se hace más lenta y el sistema hormonal hará que se acumule como grasa. La última comida debería ser 2 a 3 horas antes de acostarte.

7. Dejar de lado los dulces, frituras, harinas, helados, cremas y las comidas procesadas.

8. Tomar, como mínimo, 2 litros de agua para eliminar toxinas y mantener la grasa a raya.

Powered by WPeMatico