El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó que, tras detectar indicios de manipulación de datos en dos reportes del Índice de Precios al Consumidor (IPC), procedió a suspender al jefe del Departamento de Precios del organismo. Los antecedentes ya son investigados por el Ministerio Público.

El director del organismo, Guillermo Pattillo, indicó que se trata de posible irregularidades en las cifras de agosto y septiembre de 2018 correspondientes al IPC, detectadas por una auditoría interna, consigna Biobío.

“Estamos mirando desde 2016 hacia adelante y obviamente en cuanto este proceso concluya (…) vamos a estar en condiciones de informar si esta irregularidad que hemos detectado se repite en algún otro mes”, dijo el profesional.

Pattillo precisó que ya se suspendió al jefe del Departamento de Precios de la Subdirección del INE.

“La información que tenemos hasta ahora es que, en los meses de agosto y septiembre, el IPC se habría sido informado en un 0,1% por arriba de lo que correspondió”, detalló el ministro de Economía, José Ramón Valente.

Así, según Valente, los IPC de agosto y de septiembre, de 0,2% y 0,3%, en realidad debieron haber estado en el 0,1% y 0,2% respectivamente.

El Ministerio Público ya cuenta con todos los antecedentes recabados por el INE para realizar una investigación que permita establecer las responsabilidades y motivos de dichas irregularidades.

En la indagatoria que lleva la Fiscalía Metropolitana Centro Norte por el presunto delito de manipulación de información, la persecutora Giovanna Herrera inició durante la semana pasada las primeras diligencias, con la incautación de computadores y archivos de las salas interiores del INE.

Efecto dominó

El Índice de Precios al Consumidor, o IPC, es el indicador de la inflación. Se trata de una cifra que precisa cuánto han subido o bajado los precios de los productos que se venden/compran en el país.

Sin ir más lejos, el IPC sirve como un indicador para regular gastos por parte de empresas y servicios públicos en el país, incluyendo también el reajuste de sueldos.

En ese sentido, el IPC tiene implicancia sobre la variación de la Unidad de Fomento (UF), por lo que dicha estadística está directamente relacionada con el costo de créditos hipotecarios, cuentas de ahorro, planes de isapre, arriendos de bienes inmuebles, cuentas de servicios, seguros, entre muchos otros.

Así todo, la leve manipulación de un indicador como este podría significar cálculos erróneos, ya que se estarían tomando decisiones en base a cifras ficticias o incorrectas.

“El costo de esto lo paga el ciudadano día a día, cuando la UF termina impactando el costo desde un crédito hipotecario, desde un endeudamiento. Entonces es una situación bastante delicada”, manifestó Alfonso Sweet, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

A diferencia del líder del empresariado, el director del Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, Cristián Echevarría, sostuvo que la diferencia no mayor al 0,1% no cambió la evaluación inflacionaria de ese momento.

A juicio, del economista, la posible manipulación de datos del IPC no habría influido en decisiones de política monetaria, por ejemplo, ni tendría mayores efectos en las personas.

“En lo númerico yo diría que no es tan grave para las personas. Importante y relevante eventualmente para los grandes operadores del mercado financiero que operan con UF, es decir, los emisores de bonos, los compradores de bonos, las AFP, los bancos mismos, y para la reputación del INE, que creo que es lo más grave de todo”, afirmó Echeverría.

Frente a un eventual impacto en la dinámica inflacionaria, el Banco Central aseguró estar a la espera de mayores antecedentes y enfatizó que –ante las posibles implicancias del IPC en los sistemas de reajustabilidad– la situación no habilita al instituto emisor para corregir retroactivamente los índices.

Deja un comentario

Deja un comentario