El Gobierno se encuentra trabajando en un proyecto que busca endurecer las penas para aquellas personas acusadas de tener responsabilidad en saqueos, a raíz de los 487 supermercados y centros comerciales que fueron víctimas de masivos robos y violencia durante las últimas semanas tras el estallido social en Chile.

De acuerdo a lo consignado por El Mercurio, la nueva medida espera agravar la sanción que actualmente es considerada como robo en lugar no habitado, cuyo autor del delito arriesga un castigo de 541 días a cinco años de cáncer, por estar catalogado como presidio menor en sus grados medio y máximo.

De esta forma, el Ejecutivo se encuentra analizando y redactando el documento que elevaría el piso de la pena desde los tres años y un día hasta cinco años (presidio menor su grado máximo).

«El estudio del texto radica en el Ministerio del Interior y lo más probable es que en los próximos días sea enviado al Congreso para iniciar su tramitación legislativa», sostiene el medio citado. Además, indican que el proyecto podría «introducir una agravante cuando el saqueo sea produce en un contexto de, por ejemplo, una calamidad pública».

Deja un comentario

Deja un comentario