En el marco de las reformas institucionales, el Gobierno evalúa eliminar el fuero parlamentario, el cual establece que senadores y diputados no pueden quedar privados de libertad sin que la Corte de Apelaciones correspondiente establezca su desafuero previamente.

De acuerdo a La Tercera, el Ejecutivo también busca incorporar cambios a la inviolabilidad parlamentaria, que protege las opiniones emitidas por los congresistas en el hemiciclo, en este trabajo que lleva el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

 

Senadores se abren al debate, pero con incertidumbre

El senador integrante de la Comisión de Constitución Andrés Allamand (RN) consideró «absolutamente razonable» revisar esta institución, «pero hay que hacerlo analizando todos los efectos que tiene en el sistema global».

Mientras que su par DC Francisco Huenchumilla señaló al matutino que «un proyecto de esa naturaleza habría que verlo en su mérito».

«Los parlamentarios gozan de ciertos estatutos especiales desde el punto de vista jurídico, no para darles un privilegio, sino una fortaleza frente al ataque de los poderosos, de tal manera que puedan tener la libertad para opinar, para votar, para criticar, para fiscalizar, sin verse expuestos a que por alguna de esas críticas alguien pueda dejarlo callado, mandarlo a los tribunales», detalló.

Por su parte, el senador independiente Pedro Araya reconoció que es necesario modificar el fuero parlamentario, por haber sido diseñado «para cuando el país tenía otro sistema de persecución penal».

«Sin perjuicio de lo anterior, es necesario contar con un mecanismo que garantice que los parlamentarios puedan realizar adecuadamente su labor, que en el caso de que hayan cometido un delito puedan ser enjuiciados y que la persecución penal no será utilizada como un mecanismo para alterar los quórums del Congreso», agregó.

 

Recuperar las confianzas

Una de las razones que el Gobierno tendría para impulsar el diálogo, según el mismo matutino es que la ciudadanía considere que hay «muchos privilegios» en el Congreso, por lo que cambios a al fuero parlamentario podrían lograr una eventual recuperación de las confianzas.

La viabilidad de una eventual reforma constitucional que marque un avance en esta materia requeriría un acuerdo transversal, por los altos quórums que son necesarios, pero por el momento, el titular de Interior trabaja en el documento final con el resto de las propuestas de cambios institucionales.

Deja un comentario

Deja un comentario