Con el objetivo de reducir costos y cantidad de trámites a la hora de traspasar créditos por parte de las personas, entre instituciones financieras, el Gobierno presentó ayer el proyecto de ley de ‘Portabilidad Financiera’. Esto, en una actividad en Ñuñoa que contó con la participación del Presidente Sebastián Piñera, y los ministros de Hacienda, Felipe Larraín, y de Economía, Juan Andrés Fontaine. Las medidas que estarán contenidas en el cuerpo legal, que ingresará en las próximas semanas al Congreso, apuntan a facilitar a las personas la portabilidad de sus cuentas corrientes, líneas de crédito, créditos automotores, créditos de consumo y tarjetas de crédito de una institución financiera a otra en forma rápida y con menores costos.
Estimaciones del Ejecutivo indican que cerca de 1 millón de hogares cuentan con un crédito hipotecario; 2,6 millones con un crédito de consumo y 200 mil tienen préstamos automotores. ‘Las personas van a poder cambiarse de banco con mucha mayor facilidad, menos trámites y menos costos’, señaló el Presidente Sebastián Piñera. El ministro Larraín estimó que con este proyecto se reducirán los tiempos y los costos en cerca de la mitad. ‘Pero, además, se generará más competencia en la industria financiera en Chile y permitirá que las personas se puedan beneficiar de las bajas en las tasas de interés’, enfatizó. Por su parte, el ministro de Economía explicó que el actual proceso para realizar el trámite es ‘engorroso, es caro y es lento’. ‘Este proyecto va a superar esos tres problemas’, adelantó y consigna El Mercurio.
Por ejemplo, señaló Fontaine, la propuesta podrá ayudar a personas que tomaron un crédito cinco años atrás de unas 2.000 UF. ‘Ellas puedan tener un ahorro, dadas las tasas de interés actuales, equivalente a $11 millones como la suma de todas las cuotas que le quedan por pagar’, proyectó. La cartera estima que en el caso de refinanciamiento de los créditos hipotecarios, el deudor puede llegar a desembolsar más de $560 mil. ‘Con este proyecto los costos pueden disminuir a $244 mil, y los tiempos de tramitación se reducirán de 75 a 30 días’, indicaron desde Economía. ¿Cómo se llega a esos números? Una de las propuestas que contendrá el proyecto de ley es la creación de la figura de la subrogación para evitar la constitución de nuevas garantías, ahorrando todos los costos y tiempos necesarios de este proceso, explican desde Hacienda. Es decir, con esto se eliminaría el trámite ante el Conservador de Bienes Raíces de inscripción de hipotecas.

Deja un comentario

Deja un comentario