El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, anunció que el Gobierno ya trabaja en una modernización de la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (Compin) para ejecutar en los próximos 12 meses.

Sumado a ello, se comprometió a acelerar los tiempos de respuesta de la instancia. “No queremos que esto siga siendo plazos largos”, dijo el titular de la cartera, tras lo cual señaló que, a futuro, espera ver “cambios radicales”.

Por su parte, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, confirmó que están comprometidos en mejorar la plataforma digital y la institucionalidad del Compin, de manera de buscar el pago inmediato a las personas con proceso.

“Probablemente va a requerir un cambio de ley en muchos de estos aspectos. Sin embargo, creemos que es la forma de ir haciendo las cosas”, aseguró y consigna Biobío.

El senador integrante de la Comisión de Salud, Francisco Chahuán (RN), planteó que es necesario crear una Ley que establezca -por ejemplo- un plazo máximo de pago de licencias médicas de 30 días.

En tanto, el presidente de la misma instancia, pero de la Cámara de Diputados, Ricardo Celis (PPD), afirmó que el ministro Mañalich “tiene la oportunidad de realizar una reforma sustantiva a la Compin”.

En la misma línea, Daza agregó que el Gobierno ya trabaja en una plataforma online que permita a los usuarios conocer el avance de sus licencias médicas por internet, con el objetivo de descongestionar las oficinas en un 40%.

Profesora enferma

Lorena Rojas es profesora de un colegio particular en Iquique hace 37 años y en abril de 2018 fue operada a la rodilla producto de una artrosis que le imposibilitó seguir trabajando.

Por esta razón, el médico a cargo del procedimiento le recomendó reposo hasta julio de este año, situación que se ha visto dificultada, ya que en noviembre de 2018 Compin le dejó de pagar sus licencias médicas.

A la fecha, la comisión tiene pendiente el pago de ocho licencias médicas, es decir, una deuda cercana a los $5 millones de pesos.

Según Rojas, desde Compin le contestaron que se trata de un “reposo médico no justificado”.

“Como ya apelamos a la superintendencia de Salud, yo exigí una reevaluación de mi enfermedad en la carta que yo mandé. No me han contestado”, acusó.

Lamentablemente, la docente admitió que el siguiente paso que le queda es presentar un recurso de protección a la Corte de Apelaciones.

Sin embargo, el caso de Rojas no es único y se se suma a cientos otros que mantienen al Compin bajo una serie de cuestionamientos.

Protestas violentas

El miércoles 5 de junio, Nehemías Ramírez ocupó un extintor para protestar en el Compin del centro de Santiago, donde dos personas terminaron lesionadas.

Tras su detención y formalización fue puesto en libertad y aseguró que “lo volvería a hacer”.

“Igual el modo de actuar no fue el correcto, pero en desesperación lo hice. Me cegué y no vi que en la entrada del Compin habían tantos niños”, dijo Ramírez, quien se traslada en una silla de ruedas.

Este viernes, en tanto, la oficina de calle Moneda vio una nueva protesta en contra del Compin, en la cual un hombre se autoinfirió cortes en sus brazos.

La molestia del manifestante se produjo producto del no pago de licencias médicas desde hace cuatro meses, según confirmó el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Deja un comentario

Deja un comentario