La Contraloría General de la República realizó una auditoría a las empresas proveedoras de raciones alimenticias y reveló una serie de irregularidades, así como la tardanza de Junaeb y Junji en la aplicación y notificación de multas asociadas a estas prácticas.

«En la visita realizada por esta Entidad de Fiscalización al Jardín Infantil y Sala Cuna Mis primeras Huellas, cuyo prestador del servicio es el Consorcio Merkén SpA, se efectuó una prueba con la leche MacroFood al 26% de materia grasa, advirtiéndose grumos y sustancias oscuras flotantes al momento de su preparación, no constando al efecto, estudios efectuados por una entidad independiente a dicha empresa que se dé cuenta de la inocuidad de tal producto».

Este es uno de los hallazgos relatados en el informe de la Contraloría General de la República, según consigna 24Horas, luego de realizar una auditoría a las empresas que mediante licitación están a cargo del suministro de raciones alimenticias entregadas a los niños beneficiarios de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) y de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb).

Ambos organismos son responsables del Programa de Alimentación Escolar y Párvulos (PAE/PAP) y por tanto deben asegurarse que las empresas contratadas cumplan con las disposiciones legales y reglamentarias.

 

Multas sin cobrar

La Contraloría afirma que tanto la Junaeb como la Junji «no controlan el cumplimiento de las condiciones establecidas en las bases administrativas, relativas a las modalidades de preparación de alimentos comprometidas por las empresas concesionarias (…) pues no cuentan con dicha información».

El escrito también revela tardanza de la Junaeb en la aplicación y notificación de multas a las empresas involucradas, así como la falta de exigencia de planes de mejora a los proveedores que tengan un alto porcentaje de incumplimiento respecto las bases de licitación.

«En su respuesta al preinforme de observaciones, la Junaeb remitió antecedentes que dan cuenta que respecto de los procesos concursales ID n| 85-35-lp11 Y 85-16-LP12, realizados en los años 2011 y 2012, respectivamente, ha recaudado por concepto de multas, al 28 de noviembre de 2018, la cifra de $6.453.866.479, de un total ejecutoriado de $20.761.439.488, restando por cobrar un monto de $14.307.573.009, lo que representa el 68,9%», indica.

El documento afirma además de «diversas situaciones que podrían dar cuenta de una eventual relación entre las empresas mencionadas», información que será puesta a disposición de la Fiscalía Nacional Económica, en el contexto de una denuncia por la eventual colusión de las firmas Consorcio Merkén SpA, Fedir S.A., Comercial de Alimentos S.A y Fedir Chile SpA.

 

Irregularidades

Respecto a la Junaeb la Contraloría detectó incumplimientos tales como la falta de mantención en la línea de frío, riesgo de contaminación, desorden en el almacenamiento de los productos e inobservancias en el procedimiento de manejo de alimentos.

El informe también asegura irregularidades en falta de separación de materias primas, productos y/o preparaciones por prestador, incumplimiento en la mantención de la línea de frío, observación frutas y verduras, falta de observancia en procedimientos de manejo de excedente y presencia de productos ajenos al programa de alimentación.

Debido a lo anterior se advierte que la JUNAEB «no está velando eficientemente por el cumplimiento, por parte de los proveedores, de las referidas prácticas».

 

Jardines infantiles

En cuanto al análisis de los recintos de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, la Contraloría General de la República visitó 15 establecimientos operados por seis concesionarias distintas.

Entre las problemáticas encontradas hay deficiencias de estructuras o equipamiento, falta de rigurosidad en procedimientos, unidades de frío en mal estado o ausentes, faltas a los elementos de seguridad para las manipuladoras de alimentos e incluso problemas en la mantención de sus baños y de aprovisionamiento de elementos para su aseo personal.

Respecto a lo último la Contraloría General indica que «tales deficiencias generan el riesgo de afectar la inocuidad de las materias primas, artefactos, equipamiento o procesos en general, relacionados con la elaboración de los alimentos».

Entre las faltas de operación y preparación, por ejemplo, se describe que «se constató en la cocina de leche de tres establecimientos, entre otros aspectos, la existencia de chupetes fuera del refrigerador y yogurt o leche comercial almacenada en la unidad de frío para mamaderas», lo que incumple las normas de manipulación de esos elementos.

Respecto al equipamiento, en varios establecimientos hay infraestructura en mal estado o ausencia de elementos o vajilla necesaria para el manejo correcto de los productos  y sus preparaciones.

 

¿Qué solicita el informe?

El informe de la Contraloría General de la República solicita tanto a la Junaeb como a la Junji que en un plazo de 60 días documenten las medidas adoptadas para subsanar las irregularidades detectadas por esta auditoría.

La Junaeb deberá, en particular, trabajar para exigir planes de mejora a las empresas que tienen un incumplimiento mayor al 20%. Asimismo, deberá avanzar en la agilización de sus procedimientos de determinación y ejecución de las multas a dichas empresas.

La CGR indica que la Junaeb «ha aportado antecedentes e iniciado acciones que han permitido salvar parte de las observaciones» que se plantearon en el preinforme, conducta que no adoptó la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji).

En cuando a esta última entidad, la Contraloría General de la República establece que la Junji deberá velar porque el personal manipulador de alimentos posea los requisitos exigidos en las respectivas bases de licitación en análisis.

Deja un comentario

Deja un comentario