En conjunto con Senama y la Seremi de Desarrollo Social, dicho servicio puso oficialmente en marcha en las comunas de Curicó, Molina y Talca el Programa de Voluntariado “Asesores Senior”, orientado a estudiantes de 1º a 8º Básico quienes además involucran a sus familias en el proceso educativo con el objetivo de reforzar sus conocimientos y la autonomía

11 años de exitosa ejecución en nuestro país cumple el Programa Asesores Senior que se ejecuta a través de la coordinación entre el Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS, y el Servicio Nacional del Adulto Mayor, Senama, para crear acciones conjuntas destinadas a diversos propósitos entre los que destacan el bienestar educativo de niños y niñas pertenecientes a familias vulnerables.
“El Programa consiste en que personas mayores voluntarias le entreguen apoyo escolar a niños y niñas que cursan entre 1° y 8° año básico, una vez por semana en la vivienda de los niños (as), donde cada voluntario o voluntaria desarrolla un plan de trabajo para cada estudiante. Así contribuimos a la integración social de personas mayores, especialmente docentes jubilados, a través de la transmisión de sus conocimientos y experiencia, fomentando el ejercicio de nuevos roles y el desarrollo de relaciones intergeneracionales. Asimismo propiciamos que los estudiantes mejoren su rendimiento escolar y refuercen su autonomía, involucrando además a sus familias en el proceso educativo”, explica Gonzalo Uribe, Director Regional del FOSIS.

HÁBITOS
En cada comuna se requiere que el apoyo esté orientado a menores con bajo rendimiento escolar, para enseguida desarrollarles útiles hábitos de estudio. Para ello “las familias acceden en forma voluntaria a esta iniciativa, asumiendo la responsabilidad de acordar con el voluntario (a) él o los días en que visitará el hogar para trabajar con la niña y/o niño, además de explicar e incentivar a la niña o niño para ser parte del proyecto, con el fin de que su participación sea voluntaria y acepte trabajar con el mayor que le dará este apoyo escolar”, señala Claudio Montalva, Coordinador Regional de Senama.
El lanzamiento de la iniciativa en su versión 2015 se efectuó en cada una de las comunas beneficiadas, considerando que la Región del Maule tiene asignada una cobertura de 22 voluntarios y 44 niños/as distribuidos con 5 voluntarios y 10 beneficiarios en Curicó, igual cifra para Molina y 12 voluntarios y 24 escolares en Talca.
“Como parte del programa se otorgan materiales básicos tanto para los estudiantes participantes como para los asesores senior, un monto para gastos de locomoción de los y las voluntarias, además de capacitación y preparación mensual para perfeccionar y renovar la labor que ellos realizan”, agrega el Seremi de Desarrollo Social, José Ramón Letelier.

RESULTADOS
El Director Regional del FOSIS destaca que esta iniciativa “ha permitido que los estudiantes superen considerablemente su rendimiento escolar, lo que se expresa en que el 70% de los niños/as participantes ha mejorado sus notas. Así también se ha ido promoviendo la participación del apoderado y/o familia, con la finalidad de que esta labor tenga una continuidad una vez que se cierre el programa. También se identifica un fuerte sentido de vocación de servicio por parte de los voluntarios mayores, en especial en el trabajo con población vulnerable. Cada voluntario ha logrado proporcionar apoyo escolar a los niños y niñas a lo menos una vez a la semana, promoviendo la participación del apoderado y/o familia para que esta labor tenga una continuidad una vez que se cierre el programa. Además los mayores han logrado traspasar valores a los niños/as y a la vez, desarrollar planes de trabajo con su estudiante, sirviendo para que los niños (as) tengan una imagen más positiva del envejecimiento y la vejez”.

FELICES
La alumna Thiare Cancino, usuaria del programa, comentó que le “costaba sumar y ahora me está yendo muy bien en Matemáticas gracias a que la profe va a mi casa y eso es muy bueno y entretenido”.
Su hermano Adam refrendó el buen resultado indicando que la tía “va a la casa porque me cuesta en matemática y ahora me va mejor, me gustan las clases porque la tía es muy cariñosa y se lleva muy bien con mis papás, así que todo está muy bien”.
En tanto la apoderada Ylia Morales, quien tiene una hija en sexto y un hijo en segundo básico, indicó que la iniciativa “es excelente y muy positiva porque los hijos están muy motivados, han mejorado su lectura y también las matemáticas. Cada clase se hace tan interesante que al final no queremos que la profe se vaya y es muy entretenido estar con ellos”.

Deja un comentario

Deja un comentario