La feria fluvial de Valdivia es un mercado ubicado en la ciudad chilena de Valdivia, provincia homónima, en la región de los ríos, específicamente en la costanera Arturo Prat, muy cerca de la Catedral y del Puente Pedro de Valdivia que conecta al centro de la ciudad con la Isla Teja.

En esta feria se comercializan mariscos, pescados, vegetales y otros tipos de alimentos, así como también artesanía local. Dado su privilegiado entorno, junto a áreas verdes abiertas y una vista panorámica del Río Valdivia, es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, y una de las imágenes icónicas de ésta. Desde el año 2009 es considerada Monumento nacional de Chile, en la categoría de “Zona Típica”.

La feria se caracteriza por la permanencia, probablemente, desde nuestra historia prehispánica, de una actividad de comercialización de productos de charcutería y marinos, provenientes por vía fluvial de comunidades ribereñas y costeras.

Esta ocupa un espacio de aproximadamente ochenta metros de la ribera oriental del Río Valdivia, entre el cauce y la Avenida Arturo Prat, en el sector comprendido entre las bocacalles de Chacabuco y Paseo Peatonal Libertad. Su emplazamiento constituye, a la vez, parte y límite del centro de la ciudad.

La Feria Fluvial junto al Mercado y la Feria Persa, constituyen un sector comercial tradicional de la ciudad, asociado, frecuentemente, a un gran atractivo turístico. No obstante, los habitantes de Valdivia reconocen a la Feria Fluvial como fundamental en la conformación de la identidad valdiviana y consideran la actividad que allí se desarrolla como parte de un patrimonio propio de carácter intangible.

Esta se constituye sobre dos hileras de doce módulos de hormigón de construcción reciente, protegidos por cubiertas de material sintético ligero (lonas) de colores rojos y naranjos sobre una estructura de metal. En estos módulos los feriantes ofrecen sus mercaderías en contenedores, cuya materialidad varía desde el tradicional canasto de mimbre a las cajas de plástico. Esta actividad tradicional se llena de colorido que dan los propios productos enmarcados en el entorno ribereño del sector.

Para visitar a Valdivia no debes buscar mucho, existen cabañas muy cómodas para el disfrute de la familia.

La mayoría de las cabañas en Valdivia  poseen dos habitaciones, sala, cocina, comedor y más. Todo esto a precios muy bajos para que puedas disfrutar de esta hermosa ciudad de Chile.

Deja un comentario

Deja un comentario