Las precipitaciones y nieve que ha caído en la cordillera de los Andes del Maule crean un panorama incierto para los usuarios del agua, así lo clasifican desde la Federación de Juntas de Vigilancia del Maule. El llamado es a estar atentos a las condiciones meteorológicas y de igual forma resguardar los cultivos y siembras que se están haciendo en los campos.

Según los datos y referencias de pluviometría, entregados desde la Asociación Canal Melado en el caso de Linares se ha acumulado 911 mm, a diferencia del año pasado que fueron 487 mm. Con relación a la nieve caída, se tienen datos de que en seis puntos de la cordillera hay más de un metro.  Además, de julio a agosto, se marca una pequeña disminución que puede ser  porque hubo lluvia y se lavó o no cayó más nieve y la que había se compactó.

Con relación a los Embalses y Lagunas, el Maule sur se encuentra con panorama más alentador, pues Bullileo (Parral) y Ancoa (Linares) están con 91% y 95%, respectivamente. Mientras que la Laguna del Maule e Invernada, tienen 18% y 6%.

El Ingeniero Civil Agrícola, asesor de la Federación de las Juntas de Vigilancia del Maule, Lisandro Farías, comenta que “aún nos mantenemos en sequía. Por lo tanto, la condición actual es una situación levemente deficitaria, pero aún no tenemos antecedentes de lo que pasará de aquí en adelante. Por ejemplo, una lluvia primaveral con isoterma alta puede llevarnos la nieve actual que tenemos. La recomendación sería que la planificación agrícola debe hacerse con precaución a nivel regional, porque no está asegurada la disponibilidad de agua en la temporada”.

La Comisión Nacional de Riego (CNR) del Maule ha indicado que en cuanto a precipitaciones este año, con respecto a una temporada normal, siguen estando con números rojos, indicando un déficit del 3%.

 

Deja un comentario

Deja un comentario