Por segunda vez consecutiva en menos de un mes, una familia de La Araucanía denunció lo que podría ser un nuevo caso de donación de órganos fallida por falta de activación oportuna de protocolos.

La denuncia la hizo la familia de Carlos Parra, de 27 años, quien fue atropellado cuando regresaba a su casa luego de una reunión de amigos en Lonquimay. Primero fue atendido primero en la comuna, luego en Victoria y posteriormente trasladado hasta el hospital regional de Temuco, donde se constató su muerte cerebral.

Era donante y la familia denuncia que no se cumplieron los protocolos para cumplir a tiempo el traslado de los órganos. Daniela Marín, su prima, dijo que “no hubo acercamientos con ningún equipo de salud, pese a que la familia se encontraba dispuesta a la donación”

Consultada por el diario Austral de Temuco, Marín agregó: “Cuando es tan necesario contar con órganos para poder salvar las vidas de personas que están esperando, nos parece doloroso que se pierdan estas oportunidades (…) Sabiendo que él era donante, nadie de su familia se hubiese opuesto, pero nadie se nos acercó”.

 

El caso Joaquín

El caso de Carlos Parra se presenta a escasos días de la situación que vivieron Familiares de Joaquín Bustos, cuyos órganos también fueron víctima de una serie de problemas operativos para viajar desde Temuco hacia Santiago.

Tras el deceso de Joaquín Bustos, hubo un periodo de tiempo en el que se concretaron una serie de fallas que impidieron el traslado de sus órganos. Al respecto, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, dijo que fue «una falla del Estado, de todos», declaraciones contrastan con las del ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien defendió la aplicación de los protocolos en el caso, asegurando que: «En cualquier parte del mundo pasa que se pierden órganos por temas logísticos», consigna Ahora Noticias.

Deja un comentario

Deja un comentario