La familia de María Inés Contreras (68), la chilena que murió luego de sufrir un accidente mientras estaba de vacaciones en Cancún, México, anunció que no aceptarán la ayuda del Gobierno para repatriar su cuerpo a Chile.

La mujer sufrió una herida en su pierna tras una caída, la que le provocó una septicemia, y, producto del avance de la infección, sufrió la amputación de su extremidad; tras lo cual, ayer domingo, una complicación cardiovascular renal y hepática provocó su muerte.

«Para mi madre venir a México era un sueño, ella decía que era el viaje de su vida y terminó siendo el viaje de su muerte», expresó el hijo de María Inés, Manuel Valderrama, a Canal 13.

Indicó que «el cónsul (Fernado Berguño) me acaba de llamar diciendo que está en contacto con las autoridades en Chile y que nos quieren ayudar en la repatriación. La respuesta que yo le di es que, honestamente, después de 21 días de abandono que tuvimos por parte de las autoridades donde él no se presentó, que le quedara claro en su conciencia que él es tan responsable por las autoridades de nuestro país que no nos prestaron ayuda cuando la requerimos», consigna Cooperativa.

«Solamente le dije que en estos minutos la ayuda de ellos no nos interesa», enfatizó. De esta manera, la familia indicó que la repatriación se hará de forma particular y se prevé que tenga lugar este jueves.

Gobierno responde: Su situación era delicada, no se podía hacer traslado

La subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia, respondió a los cuestionamientos, asegurando que era imposible traer antes a Chile a la mujer por el dictamen del equipo médico en México.

«Era una condición muy delicada por toda la condición médica por el accidente que había sufrido, además con la situación de la amputación de su pierna. Nosotros estuvimos en contacto también con el director del hospital de Cancún, donde estaba internada la señora María Inés», aseveró.

Explicó que «su condición desde hace ya un par de días era muy delicada y aconsejaban que estuviese bajo todos los cuidados médicos en el propio hospital, sin que se tuviese que hacer ni que se pudiese hacer algún tipo de traslado».

Deja un comentario

Deja un comentario