Los jefes ya están preocupados. Saben que todos los partidos de La Roja caen justo en horas de oficina, y que sus colaboradores – hombres, mujeres, viejos y jóvenes – van a querer verlos de principio a fin. “No permitir que se vean va a generar una frustración innecesaria, la que además va a aumentar la impopularidad de los directivos, entre otras cosas, asegura Benjamin Pérez, socio de Carnavalonline.cl, tienda especializada en celebraciones. Y agrega: “El Mundial es una oportunidad para demostrarle a los empleados que importan, una instancia para darles la posibilidad de juntarse patrióticamente, de celebrar en conjunto. Esto incluso permite generar mayor cohesión entre los equipos de trabajo”.

Una de las mejores formas de enfrentar esta situación es planificando de ante mano cómo se va a resolver. Una opción es dar permiso para que la gente se vaya antes a sus casas, pero comprendiendo que eso es poco probable, los expertos aconsejan dar el espacio para ver los partidos con la implementación necesaria. “Si no se hace de manera oficial, la gente va a arreglárselas para verlos igual, ya sea a través de los celulares, o inventando alguna excusa para no llegar a la oficina o irse antes”, explica Pérez.

Lo que hay que considerar es: una pantalla lo bastantemente grande como para que todos puedan ver bien, comida y bebidas (evitar el alcohol, principalmente para aquellos que después tienen que volver manejando a sus casas), y cotillón mundialero. “La inversión monetaria es baja, y la ganancia emocional altísima”, comenta Benjamín Pérez.

Para estos tres ítems, hay ofertas de todo tipo en el mercado, sobre todo en lo que a accesorios relacionados con La Roja se refiere. “Para este Mundial, tenemos cotillón de lujo, con cosas diferentes a lo que se ha visto antes, Como coronas del Rey Arturo, Gorros chilenos del Gato de la Suerte, Gorro del Mago y Pelucas Alexis. Buscamos así aportar a esta fiesta nacional, llenarla de color y de alegría”, puntualiza el ejecutivo. La decisión, entonces, va por cuenta de los jefes y el cotillón, por cuenta de Carnaval.

Deja un comentario

Deja un comentario