“Estamos viviendo una situación compleja, es normal experimentar cierta sintomatología como preocupación, ansiedad, angustia o tristeza (…) Los psicólogos deben encender las alarmas cuando estos síntomas se prolongan mucho en el tiempo”.
Las palabras de Carla Mendoza, psicóloga y académica de la Universidad de Talca, fueron planteadas durante su participación en el ciclo de charlas denominado “Salud mental en tiempos de la crisis sanitaria por COVID-19”, organizado por la Red de Centros de Atención Psicológica de la Región del Maule que agrupa a distintas universidades de la zona.
Cabe destacar que el evento busca exponer temáticas atingentes a la crisis sanitaria para todos los profesionales de la salud mental y estudiantes que estén cursando sus últimos años de universidad. La idea es entregar conocimiento para todos quienes trabajan en el área y que estén interesados en poder ser un vínculo de ayuda con la comunidad.
Con la presentación llamada “Salud mental y el abordaje del trauma en tiempos de crisis sanitaria”, Mendoza entregó un panorama de la situación de la población chilena y la importancia del rol que tendrán los psicólogos para tratar posibles trastornos al finalizar esta crisis.
La experta, quien es coordinadora del Centro de Psicología Aplicada, perteneciente a la Facultad de Psicología de la UTalca, mencionó un estudio realizado por un académico de la PUC, el cual indica que “dos de cada siete chilenos, posterior a esta crisis sanitaria van a experimentar un trastorno vinculado a la salud mental”.
Lo anterior, se debe a la sintomatología que de a poco comienza a evidenciarse: “muchas personas están experimentando ansiedad, preocupación, problemas al dormir en las noches, angustia, tristeza”, señala la profesional, quien añade que la Organización Mundial de la Salud menciona que es normal que en las pandemias mundiales se experimenten ciertos miedos o sentimientos.
Sin embargo, la especialista advierte que los psicólogos “deben encender las alarmas cuando los síntomas anteriormente expuestos se prolongan mucho en el tiempo, pero que además exista un sufrimiento intenso de la persona y comiencen a existir complicaciones asociadas como ideación suicida, planeación suicida, conducta suicida (…) esto significa que se está ante una situación que se debe intervenir”.
Frente a posibles trastornos de las personas a causa de la actual pandemia, Mendoza aclara que los psicólogos tienen la tarea de “evaluar de las necesidades psicosociales de la población. Apoyar a la detección temprana, a la notificación y al control de pacientes”.
Además, la profesional indica que se debe adoptar una eficiente y eficaz comunicación social: “informar qué se está haciendo, qué está ocurriendo y qué deben hacer las personas para buscar ayuda en caso que la necesiten. También hay que continuar con la capacitación de los equipos, seguir entregando información y herramientas a personas que están trabajando en la emergencia”.

Deja un comentario

Deja un comentario