Consumir estos productos en establecimientos autorizados es una de las recomendaciones que entregó Ana Karina Peralta, especialista en seguridad alimentaria de la UTALCA
Tomar las precauciones necesarias en torno al consumo, higiene y manipulación de pescados y mariscos para evitar posibles intoxicaciones es el llamado que se hace a la población en las vísperas de Semana Santa.
Una de las principales medidas preventivas es la compra de estos alimentos sólo en lugares autorizados. Ana Karina Peralta, experta en gestión y seguridad alimentaria del Centro de Inocuidad Alimentaria de la Universidad de Talca, señala que es fundamental adquirirlos a proveedores confiables y establecidos en el mercado, que exhiban sus productos frescos, conservados en abundante hielo (cubiertos) o congelados.
La experta advierte que la mantención de la cadena de frío es crucial, ya que “su quiebre favorece la proliferación de algunos microorganismos, siendo el Vibrio parahaemolyticus la bacteria más relevante en la producción de enfermedades transmitidas por los alimentos, ya sea por ellos mismos o por las toxinas que producen”, señala.
Otra recomendación es lavarse bien las manos antes de cocinar y evitar la contaminación cruzada, es decir, mantener separados los alimentos crudos de los cocidos. La profesional llama, además, a no consumir mariscos crudos. Estos deben tener por lo menos 5 minutos de cocción, ya que en un tiempo inferior hay más probabilidades de contraer una intoxicación.
Con respecto a la conservación del pescado, es recomendable mantenerlo no más de 1 ó 2 días en el refrigerador y hasta 3 meses en el freezer, evitar descongelar y volver a congelar los pescados y mariscos. Al descongelarlos, hacerlo en el refrigerador, y una vez preparados, consumirlos lo antes posible.
SÍNTOMAS
Los síntomas de intoxicación se caracterizan por diarrea acuosa y cólicos abdominales, que puede acompañarse de náuseas, vómitos, fiebre y dolor de cabeza. Generalmente es autolimitado y dura alrededor de 3 días, mientras que su período de incubación es de 12 a 24 horas.

La transmisión se produce por la ingesta de mariscos crudos o mal cocidos, especialmente bivalvos (choritos y almejas principalmente). También se puede transmitir por contaminación cruzada con otros alimentos debido a la manipulación incorrecta o bien por no respetar las mínimas condiciones sanitarias a la hora de cocinar

Deja un comentario

Deja un comentario