Por: Jorge Ravelo Fuentes, Vicepresidente JRN región de O’higgins, dirigente Universitario de la Universidad de Talca

Tras desatarse el movimiento estudiantil en nuestro país e iniciarse las diferentes tomas en las Universidades estatales, se inició otro gran problema que tenía que enfrentar el gobierno del Presidente Piñera, del cual condujo a un cambio de gabinete, amenazas de parte de la oposición en no aprobar el presupuesto 2012 y diferentes actos de invasión a las actividades de autoridades de gobierno.

Con la llegada de un gobierno de centro derecha, este tuvo que enfrentar en su primer año y medio, desastres naturales, accidentes y por supuesto el levantamiento de un movimiento originado por el mal trabajado realizado en los gobiernos de la concertación que es “la educación”, mal trabajo que ha sido un dolor de cabeza para el gobierno y para millones de chilenos, sin embargo creo que este nacimiento estudiantil nos deja claro que las educación chilena necesita con urgencia un gran cambio, ya es en la forma de financiar las instituciones y/o con el aumento de becas para aquellos estudiantes de menos recursos que quieran ingresar a la educación superior.

Con el inicio de este movimiento nacieron líderes que fueron los encargados de negociar, hablar con la prensa y mover al mundo estudiantil para seguir con firmeza, sin embargo con los días nos dimos cuenta que estos líderes estaban siendo manejados por un sector político, que es la izquierda, cuyo único fin era no dejar gobernar al gobierno, porque si vemos su discurso este dice que el gobierno es la misma derecha que apoyó el gobierno militar de 1973-1990, por tanto este sector político a utilizado este movimiento estudiantil para cumplir su objetivo mencionado anteriormente.

Los primeros meses el movimiento estudiantil logro mucho apoyo de parte de los diferentes estudiantes y respectivas familias, logrando una alta aceptación según las respectivas encuestas, ya que todos piensan del cual me incluyo que la educación se debe cambiar, tanto en calidad, financiamiento, acceso y también en el tipo de docentes , del cual podemos decir que va incluido en calidad, por tanto lo anterior fue reflejo del apoyo recibido por la gran mayoría de los chilenos, sin embargo con el tiempo puedo decir que este movimiento estudiantil fue perdiendo este apoyo, por los diferentes actos de rebeldía que se veían en cada marcha estudiantil, cuyos perjudicados eran los mismos estudiantes que no realizaban daño y los miles de chilenos que tenían que enfrentar esa picazón de las lacrimógenas utilizadas por carabineros para dispersar los jóvenes encapuchados y aquellos eternos tacos originados por los cortes de calles. Con este movimiento algunos parlamentarios de la concertación también quisieron sumarse para restar apoyo al gobierno, realizando diferentes amenazadas como el no aprobar el presupuesto de trabajo para el 2012, del cual se repudia este tipo de acto, ya que cuando ellos gobernaron siempre fueron aprobados sus presupuestos.

A más de cuatro meses de iniciados el movimiento, me he preguntado constantemente ¿cuál es el fin de este movimiento estudiantil?, si es Lograr verdaderos cambios en la educación o simplemente joder al gobierno de Sebastián Piñera, del cual pese a apoyar el movimiento surgen críticas a la labor que realizan los voceros, ejemplo cuando se daña el ambiente de una familia, que lo único que quiere es vivir en paz, finalmente agregar que mientras un sector político en vez de realizar cambios solo quiera destruir un gobierno, es muy difícil avanzar y mejorar algo tan importante que es nuestra educación.

Deja un comentario

Deja un comentario